Inicio Deportes Deportivo Cuenca Rómulo Ortega elaboró la primera indumentaria del Deportivo Cuenca

Rómulo Ortega elaboró la primera indumentaria del Deportivo Cuenca

El empresario cuencano será parte de los homenajeados en la Sesión Solemne por los 50 años del Club

Rómulo Ortega junto a réplicas del primer uniforme interno y externo que utilizó el Deportivo Cuenca en su nacimiento. Foto: Xavier Caivinagua/El Mercurio

Una llamada del relacionista público del Deportivo Cuenca irrumpió el descanso de Rómulo Ortega. Tras conocer que será homenajeado durante la Sesión Solemne por las Bodas de Oro del club más popular del sur del país, “salté de la cama” confiesa entre risas. Es la primera vez que le reconocerán por haber fabricado el primer uniforme del Expreso Austral.

“Créame que me siento feliz, vuelvo a vivir los primeros años del Deportivo Cuenca, me hace recordar muchas cosas. Tengo el gusto, la satisfacción de haber hecho el uniforme del Deportivo Cuenca y el diseño de la camiseta alterna”, explica quien en 1969 fundó la Casa Deportiva Ortega, empresa que en 2020 se declaró en quiebra por la pandemia.

“Era la única Casa Deportiva que había en Cuenca. El doctor Alejandro Serrano Aguilar (presidente) me llamó a las oficinas del club, allí estaban otros directivos y el técnico Carlos Alberto Raffo”, recuerda.

El primer pedido que recibió fue que el uniforme lleve los colores de la bandera de la ciudad (rojo y amarillo). Luego el estratega argentino-ecuatoriano le pidió que la forma de la camiseta sea similar a la que utilizaba Emelec en aquella época (tipo camisa). Con esos apuntes, “hice la muestra y aceptaron enseguida”.

Para confeccionar la camiseta principal utilizó una tela que se llamaba “victoria especial”, parecida a la popelina, y para la camiseta alterna (rayas verticales amarilla y rojas) empleó una tela de algodón. El número y el escudo iban cosidos, el primero era de plástico y el segundo era un sello sublimado en pellón y forrado con plástico.

Para el terno exterior utilizó el algodón afelpado. “Raffo no quería que se le haga el terno de presentación rojo y negro, él quiso plomo y le hice el plomo”. A diferencia de hoy, “en ese tiempo bajaba al camerino del estadio para tomarles las medidas”.

Ortega sonríe al recordar que como en esos años “no había la experiencia para vestir a un equipo”, el uniforme interno y externo del petizo Juan Tenorio le habían salido muy grande como para la “Araña” Martínez. “Tuvo que arremangarse el buzo y el pantalón”.

Con el paso del tiempo, las camisetas empezaron a ser elaboradas con malla de lana fina que fabricada Pasamanería Tosi. Con esta tela no sólo vistió al Cuenca, también a Barcelona SC, Emelec, Liga de Portoviejo y Carmen Mora. El terno exterior comenzó a confeccionarse con nylon para calentador.

De 82 años, Ortega se considera un “querendón” del Expreso Austral. “El hecho de vestir al primer equipo profesional de Cuenca, toda la vida le llevo en mi corazón”, subraya tras platicar que tuvo la dicha de llevar las camisetas hasta el camerino cuando el equipo viajó a Sao Paulo y Porto Alegre para disputar su primera Copa Libertadores como vicecampeón (1975).

Su esposa Beatriz Ramírez, sus hijos Omar, Doménica, Marcia y Sonia; sus 10 nietos y tres biznietos han sido testigos del amor que profiere don Rómulo por el Ídolo del Austro al cual vistió por cerca de ocho décadas.

“Recuerdo que me iba incluso a escuchar las reuniones del Deportivo Cuenca para aprender algo de dirigencia”. Nunca formó parte de un Directorio porque ya estaba comprometido con bienes y personas desde su fundación con Amistad Club.

En estos 50 años, Ortega admira el trabajo de los diferentes Directorios para que el Club no tenga el mismo destino del Deportivo Quito. “Es duro mantener un equipo profesional”, advierte tras hacer un llamado a los hinchas para que no dejen de apoyar al club que lleva el nombre de la ciudad tomando en cuenta que “los equipos profesionales siempre tendrán sus altos y bajos”. (BST)-(D)


Le invitamos a suscribirse a nuestro boletín informativo para recibir las noticias de El Mercurio en su correo electrónico.

Salir de la versión móvil