Inicio Cuenca Rectores azuayos se desmarcan de las primeras vacunas

Rectores azuayos se desmarcan de las primeras vacunas

Las vacunas que llegaron a Cuenca fueron aplicadas al personal de Salud de los hospitales de la ciudad. Xavier Caivinagua/El Mercurio

Tras la publicación en redes sociales de una carta emitida por el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, a los rectores de las universidades acreditadas en el Ecuador para ofrecerles entrar en el plan de vacunación, los directivos en el Azuay rechazaron dicha opción.

Se sujetan a una carta que había emitido previamente la Asamblea del Sistema de Educación Superior Ecuatoriana (ASESEC) en la que en nombre de las universidades del país ponen al servicio de la ciudadanía su contingente para la vacunación, sin que esto represente que los rectores estén entre las listas de prioridades para acceder a una dosis.

La rectora de la Universidad de Cuenca, María Augusta Hermida, comunicó que las universidades “ponemos a disposición de la sociedad nuestro contingente científico y médico para el proceso de vacunación que debe hacerse con criterios de salud pública y atención prioritaria. Las rectoras y rectores no somos prioridad”.

Hermida acota que “La pandemia es más dura con los sectores vulnerables. Los recursos públicos deben priorizarse para atender a la población con mayor riesgo”, un segmento en el que no se encuentran los rectores universitarios.

Por su parte, Francisco Salgado, rector de la Universidad del Azuay, indicó que “en este momento, más importante que ver quién se vacuna primero es tratar de que el mayor número de personas se pongan la vacuna”.

Acotó que la Universidad del Azuay, al igual que las demás universidades del sur del país pueden convertirse en centros para contribuir a la vacunación de la población, “cuenten con nosotros para lo que sea necesario para todos quienes quieran inocularse contra la pandemia”, dijo Salgado.

Los rectores de la Universidad Católica de Cuenca y la Universidad Politécnica Salesiana no han hecho público su pronunciamiento, pero desde ASESEC se informó que la decisión tomada por los directivos de los centros de estudio superior es unánime.

El ministro Juan Carlos Zevallos, en un conversatorio con medios de comunicación señaló que la carta que llegó a los rectores de las universidades del país, invitándolos a la vacunación, tenía como fin acercar a las autoridades académicas al proceso de lucha contra la COVID-19 en el país.

“Yo no puedo enviar una carta a un alumno para saber si se puede vacunar o no, o si va a colaborar con el proceso de vacunación, tengo que obviamente enviar la carta al rector” justificó a la vez que aceptó que la forma en la que fueron redactadas y entregadas las cartas no fue la mejor.

A pesar de este impasse, tanto el Ministerio de Salud Pública como las universidades del país, mantienen diálogos permanentes para luchar contra la pandemia a través de la vacunación de la población, la prevención de riesgos y la atención médica e investigación científica por parte de docentes y estudiantes de medicina, se subrayó.  (I)

Salir de la versión móvil