Inicio Opinión Columnistas Un error garrafal

Un error garrafal

Eliécer Cárdenas E.

Un altísimo funcionario del Ministerio de Salud, cometió en días pasados un error garrafal, al decir que los miembros de las mesas de votación para los próximos comicios de febrero, deben hacerse las pruebas PCR para el Coronavirus, y pagarlas de sus propios bolsillos.
Esto no se había visto ni siquiera en las peores satrapías de la historia mundial de las dictaduras, es decir que las personas comunes y corrientes paguen por un servicio que están obligados a prestar, en virtud del mandato constitucional, so pena de sanciones pecuniarias y civiles.
Seguramente, el alto funcionario en cuestión, habría sufrido de alucinaciones en estos tiempos de pandemia, o, definitivamente, asistió a otra película. Pero sus imprudentes y descaminadas declaraciones provocaron estupefacción en la ciudadanía, particularmente entre quienes deben asistir a las juntas receptoras del voto.
Menos mal que, oportunamente, los voceros del Consejo Nacional Electoral, desmintieron tamaño despropósito, aunque las dudas han quedado flotando en el aire, y no pocos de los designados para integrar las mesas electorales, están sin ganas de asistir en aquel dichoso día, por miedo a que les agarren de un brazo, les hagan el hisopado respectivo, y luego les entreguen las planillas para que paguen por la respectiva prueba. En un país como el nuestro, absurdo en tantos sentidos, esto pudiera eventualmente suceder.
Ojalá, las autoridades de Salud procedan, en el día de elecciones, a cumplir con las anunciadas pruebas rápidas a los ciudadanos y ciudadanas, que cívicamente vayan a cumplir con su obligación de asistir en las mesas a los electores, y no salgan con la “media mecha” de que no hay insumos para las pruebas, y se arme un verdadero pandemónium en la fecha señalada.
En cuanto al alto funcionario de Salud que divulgó el absurdo dato, si no es separado en atención a su capacidad médica y científica, que por lo menos se someta a un novenario de agüita de valeriana, aplicación que también podría darse al tristemente célebre profesor de la Universidad Central que insultó a su alumna “por las puras”. (O)

Salir de la versión móvil