Nada positivo en un debate sin soluciones

Luis Muñoz Muñoz

Para Ecuador no es su mejor momento económico. Por problemas de orden financiero se han complicado con la inacción política y ha tenido que aplicar medidas que todos las imaginaban como parte del pasado, pero que se han puesto en vigencia, ello hace prever que la deuda externa seguirá creciendo y la dolarización se sostendrá de forma artificial. Escenario político lo están aprovechando las izquierdas para desprestigiar al actual régimen, desgastarlo, anular su popularidad, con el objeto de reagruparse y tomar las riendas del poder aunque tampoco presentan soluciones a la actual crisis que fue provocada precisamente por un gobierno de “izquierda” , presidido por el presidente Rafael Correa Delgado, que al igual que hoy en sus campañas electorales, no ha definido las fuentes de financiamiento, ni los procedimientos a seguirse, tampoco los cronogramas de ejecución de cada proyecto , lo que nos dejó un sabor agridulce, en el último debate Presidencial que se desarrolló en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (Quito)los días sábado y domingo, 10 de enero del 2021, organizado por EL COMERCIO, Televicentro, y las emisoras Radio Quito y Platinum; con el apoyo de Participación Ciudadana, en el evento dieron a conocer sus propuestas en la temática de Salud y pandemia; Economía y empleo; Seguridad ciudadana; y Corrupción, omitieron, Educación, vialidad , minería, artesanía y el reglón más importante el desarrollo de la agricultura y la ganadería. El empleo, no definieron como solucionarlo, por lo que el común de los ciudadanos consideran, un ofrecimiento lírico , insustancial, para salir del apuro , no se citaron estadísticas reales que comprueben lo sostenido y lejos de ser un debate real de ideas y confrontaciones pareció un conversatorio, vano, simple sin contenidos , empero se pronunciaron frases como estas “estanos sentando el primer paso para cambiar 200 años de vida republicana de no existir política propia, 200 años de péndulo político que al Ecuador le han postrado, 200 años de vida política que nos lleva en retroceso”, pero nunca se explicó en que consiste el cambio y la forma como hacerlo, lo que dejo al descubierto una demagogia enmascarada, para catapultarse al poder , por el prurito de ser Presidente , pero muy lejos del verdadero estadista, que todo lo tiene planificado y comienza a ejecutar su proyectos de acuerdo a un cronograma previamente establecido por prioridades que se cumple inexorablemente durante su mandato. Por lo que creo que no hemos quedado más vacíos que antes y no hay esperanza de poder mejorar y desarrollarnos. (O)