Inicio Actualidad Nacional Ecuador inicia 2021 con esperanza de mejoras tras un mal año petrolero

Ecuador inicia 2021 con esperanza de mejoras tras un mal año petrolero

René Ortiz, ministro de Energía de Ecuador. Archivo

Ecuador inicia 2021 con esperanzas de mejoras en el sector petrolero, tras un mal año 2020 en el que sólo concretó alrededor del 20 % de las proyecciones de ingresos, debido a situaciones fortuitas relacionadas con su infraestructura, y por la baja en el precio internacional del crudo.

Así lo aseguró el ministro de Energía, René Ortíz, en entrevista con Efe al recordar que, aunque la contracción económica por la covid-19 significó una disminución de la demanda y el consumo a nivel mundial, Ecuador no paralizó sus actividades mineras, eléctricas ni petroleras.

«No paralizamos la producción (petrolera) pero sí disminuyó», dijo al señalar que abril pasado fue el peor mes, abonado por la rotura de los oleoductos, «por el pico de la pandemia en todo el mundo, y el desmoronamiento de los precios del petróleo inclusive por debajo de cero».

Aunque la producción «llegó a cero», no se detuvieron las exportaciones pues el país tenía reservas para mantener las ventas y honró las ventanas de exportación previstas.

Ortiz, quien fue secretario general de la OPEP entre 1978 y 1982, recordó que, a nivel mundial, se consideraba que el 2020 sería un año de crecimiento económico y, en esa línea, Ecuador se planteó una producción de «por lo menos unos 560.000 barriles por día».

Sin embargo, la suspensión de los oleoductos -uno público y otro privado- tras ser afectados por derrumbes, la suspensión del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (Sote) por la construcción de variaciones de ruta, y las fallas de cable enterrado, dejaron un promedio de 479.223 barriles por día en 2020.

«El covid propiamente no tiene un efecto directo en la caída de la producción, excepto que las finanzas cambiaron de prioridad», dijo al recalcar que la empresa requiere autonomía para financiarse.

Para lograr esa independencia, opina que se podría apuntar a convertir en una «compañía por acciones» a la nueva empresa pública de petróleo, que inició el 1 de enero sus operaciones tras la fusión de las entidades estatales Petroamazonas y Petroecuador, una opción que se debe presentar a análisis de la Asamblea Nacional.

UN AÑO «MALO»

Aunque la bajada en la producción de 2020 representó un 10 % respecto a la de 2019, el ingreso se desplomó debido a la caída en el precio del barril de crudo.

En medio de la pandemia, el Ministerio de Finanzas proyectó que el fisco podría recibir 520 millones de dólares por la venta de hidrocarburos en 2020, lo que representa «apenas el 20 por ciento de lo que se estimó antes de la pandemia (pues) inicialmente se preveían 2.587 millones por este rubro», dijo Ortiz a Efe.

Y siendo el petróleo una de las principales fuentes de ingresos del Estado, junto con la recaudación de impuestos, el desplome del crudo le dejó «totalmente desfinanciado», por lo que el país debió buscar ayuda económica en el exterior.

El presupuesto estatal de 2020 se basó un barril de petróleo de 51,30 dólares, pero en promedio no superó los 40, recordó el ministro al avanzar que en la valoración para 2021 el precio referencial es menor a 40 dólares, mientras que la producción promedio estaría en torno a los 500.000 barriles por día.

Con los resultados de 2020, Ortíz no duda en calificar de «malo» a ese año en el sector petrolero pues no se cumplieron las metas ni de producción ni de ingresos, a pesar de no haber paralizado.

UN MEJOR 2021, AUNQUE NO DEL TODO

Para el ministro, 2021 tiene «unas mejores características, pero no son las de recuperación total».

«Mi perspectiva es que el precio va a subir en el 2021, pero va a mantener los precios bajos, no a los niveles de 2018-2019 cuando rondaban los 50 dólares y, peor todavía, precios anteriores cuando se superaron los cien dólares por barril», explicó.

Y añadió que este año iniciará un proceso de reposición de reservas, para lo cual ya están definidas las regiones en donde se va a hacer exploración.

«Han transcurrido más de 14 años en que se no se ha repuesto un solo barril, es decir, solamente hemos consumido las reservas descubiertas y las certificadas», indicó Ortiz, quien insistió en que, desde el punto de vista de ingresos, 2021 será un mejor año, aunque el crecimiento sea lento.

Salir de la versión móvil