La presencia de mineros ilegales en Río Blanco causa preocupación

5343
Interior de la mina del proyecto Río Blanco. Archivo El Mercurio

José Jaramillo, gobernador de la provincia de Azuay y presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), ha llamado a una reunión tras la alerta de presencia de mineros artesanales en Río Blanco.

Y es que comuneros de esta zona, que está en la parroquia Molleturo, de Cuenca, han denunciado que personas desconocidas pretenden ingresar a la concesión minera que dejó Junefield Ecuagoldmining South América.

Esta compañía, que es de China, en agosto de 2016 comenzó la etapa de explotación de oro y plata, pero tuvo que suspender sus operaciones en junio de 2018 por una orden judicial.

Luego, en 2019, después del paro nacional de octubre, fue obligada a salir definitivamente de este sitio por los habitantes, quienes advierten contaminación de fuentes de agua.
Sus campamentos fueron incendiados y destruidos, y sus oficinas y salones hoy lucen desolados. La maquinaría quedó al interior de una gran mina y toneladas de tierra y piedra permanecen en la superficie.

“Tengo la alerta, conozco de manera verbal, conozco que se podría presuntamente estar dando esta situación y de ser necesario hay que tomar medidas de manera urgente…”, reconoció José Jaramillo.

Para esta semana se espera un informe oficial del COE provincial, al que han sido convocadas instituciones como la Agencia de Regulación de Control Minero (ARCOM) y el Ministerio del Ambiente y Agua (MAA).

Comuneros que cuidan la zona de Río Blanco denuncian la constante presencia de sospechosos. Archivo El Mercurio

Carlos Gutama vive en Molleturo y confirmó que desde marzo que inició la emergencia sanitaria han observado a sospechosos y desconocidos que merodean la zona.
Explicó que en San Pedro de Yumate, los pobladores han instalado un control donde no se permite el acceso a extraños, pero hay otras rutas por donde se puede ingresar y llegar a la mina.

“Aquí somos organizados y no vamos a permitir que nadie más venga a dañar nuestro territorio… Siempre hemos defendido el agua, el páramo, la vida, y vamos a desalojar a cualquier intruso…”, señaló.

De acuerdo con Carlos Morales, presidente de la Junta Parroquial de Molleturo, hay personas que sacan material mineralizado sin autorización, y entre estas están incluso exobreros, que trabajaron en este proyecto.

Esto ha sido puesto en conocimiento de la Fiscalía de Azuay, para que investigue la presencia de desconocidos en las inmediaciones del campamento minero.
La Cámara de la Minería de Azuay, cuyo presidente es Patricio Vargas, ha solicitado públicamente a la Gobernación de Azuay y Policía Nacional, que retomen el control en esta zona.

Y es que en este lugar se han dado varios incidentes, en los que han terminado heridos uniformados policiales, y patrulleros destruidos.

El campamento del proyecto minero quedó destruido por grupos que están en contra de la minería. Archivo El Mercurio

Millonaria demanda

Junefield Ecuagoldmining South América, propietaria del proyecto minero Río Blanco, en Molleturo, en febrero de 2020 demandó al Estado la falta de seguridad jurídica y del orden público para cumplir con su trabajo.

Esta firma extranjera ha reportado un perjuicio de cerca de 480 millones de dólares, y asimismo ha denunciado el robo de su maquinaría y la destrucción de su campamento.
Río Blanco es uno de los cinco proyectos mineros considerados como estratégicos que tiene Ecuador, y se calcula una reserva de 605.000 onzas (oz) de oro y de 4.307 millones de plata.

Detalles

El proyecto minero Río Blanco es una concesión minera que inició en 1993 a cargo de la empresa Rio Tinto-Zinc Corporation (RTZ), de Gran Bretaña. La vida útil del yacimiento está calculada en unos 11 años.

Luego pasó a la compañía San Luis International Minerals Corporation (IMC), de Canadá y finalmente, en 2012, fue vendida al grupo Junefield Ecuagoldmining South América, de China.

Con lo que se debía extraer en minerales el Gobierno Nacional calculó un beneficio de 191,49 millones de dólares en recursos directos, impuestos y utilidades laborales hasta 2027.  (I)