La salud mental

2802

Desde la Psicología, la salud mental se la entiende como “un estado relativamente perdurable en la cual la persona se encuentra bien adaptada, siente gusto por la vida y está logrando su autorrealización. Es un estado positivo y no la mera ausencia de trastornos mentales”.

Un concepto, aparentemente así de sencillo, marca la pauta para entender lo que pasa en el país respecto a la creciente ola de suicidios, una realidad de la cual no escapa Cuenca.

Los suicidios siempre se han dado. Una decisión intencional y fatal a la vez que la toman personas, incluyendo niños, al no tener la fortaleza, apoyo ni efecto familiar, peor psicológico, para afrontar las difíciles circunstancias que la vida les depara.

La pandemia, que obligó al confinamiento por algunos meses, que supuso restricciones de toda índole; sobre todo las secuelas en el orden económico, como los despidos laborales, rebaja de sueldos, asumir responsabilidades de otros para no perder el trabajo, la falta de éste, un futuro incierto, constituyen el abono donde germinan semejantes decisiones.

Así lo expresan psicólogos clínicos a al ser consultados por este diario para enfocar el impacto de la depresión que azota a Ecuador y al mundo entero.

“La sociedad no estaba lista emocionalmente para una situación económica adversa…”, explica una psicóloga.

Otro expresa que “la pandemia ha generado un ambiente de tensión, nerviosismo, estrés, ansiedad, conflictos internos y desolación, lo que deteriora la salud mental de las personas y promueve los suicidios”.

Según el ECU-911, Cuenca es la segunda ciudad del país con el mayor número de intentos de suicidio. Se habrían concretado nueve casos. De otros, ni se conocerán.

Una estadística que asusta; que debe llamar la atención del Estado para priorizar la atención de la salud mental de la gente; pero también a las familias, para que cuando noten las alertas que emiten los potenciales suicidas, busquen el auxilio inmediato, comenzando por recuperar el afecto y la comprensión hacia ellos, dos factores que escasean en el mundo contemporáneo.