Cuenca: dos siglos de poesía (II)

Rincón de Cultura Jorge Dávila Vázquez

2780

Laborioso, ejemplarmente dedicado al duro trabajo del análisis literario, la ubicación temporal de los autores y las características de época, según los esquemas generacionales de mayor importancia (Rodríguez Castelo, Jara Idrovo, Valdano Morejón), Marco Tello Espinoza (1944), es, lo hemos señalado antes, un estudioso de la literatura ecuatoriana de muy altos quilates, y emprendo en la tarea de ofrecer a Uds. una semblanza suya.

Publicó en 2004, EL PATRIMONIO LÍRICO DE CUENCA,  una obra fundamental sobre nuestra poesía,  que ha decidido ampliarla y profundizar en los temas capitales, y que será, sin lugar a dudas, el libro de mayor calidad sobre el tema literario, publicado (a muy corto plazo) por la Municipalidad de Cuenca, con motivo del Bicentenario de la Independencia, “CUENCA: DOS SIGLOS DE POESÍA. Una mirada crítica”.

A partir de la secundaria, que la realizó en el Colegio BENIGNO MALO, su residencia ha sido, la mayor parte del tiempo en nuestra ciudad, en donde, además, realizaría su importante formación académica superior, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuenca: Profesor de Segunda Enseñanza, en la Especialidad de Literatura, Licenciado en Humanidades y Doctor en Filología; y en la Universidad del Azuay: Especialista en Docencia Universitaria.

Sus publiciones han sido de gran trrascendencia en el ámbito de su especialización: OLMEDO, MAGIA Y FULGURACIÓN DE LA PLABRA (1980), EL JUEGO DEL LENGUAJE (1986) ;EL VERBO: TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA TEMPORALIDAD (1998).

Y, sobre todo, como lo hemos dicho, EL PATRIMONIO LÍRICO DE CUENCA, Un acercamiento generacional.

Su vida cultural ha sido muy intensa y extensa: columnista de Diario EL TIEMPO de Cuenca, desde 1966 hasta 2010 y de la Revista AVANCE, desde 1978 hasta la fecha .

 Director de la Revista COLOQUIO de la Universidad del Azuay; Director de la Editorial de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, N. del Azuay, y del Archivo Nacional de Historia, Sección del Azuay (1970-1976). Decano de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad del Azuay (1988-1992). Y décadas de docencia en el colegio de su formación.

En la actualidad está jubilado y su vida gira en torno a su pasión inmortal, los libros. (O)