Las elecciones en Perú serán «sí o sí el 11 de abril», reitera ente electoral

1742
Las elecciones generales convocadas en Perú para el próximo 11 de abril se celebrarán «sí o sí» en esa fecha y «con alta participación ciudadana», aseguró el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Piero Corvetto.

El jefe del organismo se pronunció de esta manera tras sostener una reunión con una misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) que llegó a Lima tras la crisis política que afrontó el país andino durante la última semana.

Corvetto también remarcó que «la experiencia comparada ha demostrado de manera evidente» que sí es posible llevar a cabo elecciones a pesar de la pandemia de la covid-19, que ha convertido a Perú en el país con la tasa más alta de fallecidos en el mundo y el duodécimo en casos a nivel global.

TRABAJO CON ESPECIALISTAS

El funcionario remarcó que tras «un arduo trabajo» con especialistas del Ministerio de Salud se han aprobado siete protocolos de seguridad y prevención contra la pandemia que deberán aplicarse en las mesas de sufragio, entre los electores, representantes de partidos, observadores electorales y periodistas.

El jefe de la ONPE también dijo que en estas elecciones generales no se utilizará el voto electrónico, se desconcentrarán los locales de votación, se empleará el uso de una aplicación móvil para elegir el local de votación y se gestiona la entrega de un bono económico para los encargados de controlar las mesas de sufragio.

«Estamos organizando la elección sin distracción para que el 11 de abril tengamos las mejores elecciones de nuestra historia, la fecha no se va postergar, no se va mover», enfatizó.

POSICIÓN DE LA OEA

El jefe de la ONPE se reunió este jueves con la misión de observación electoral de la OEA liderada por el excanciller paraguayo Rubén Ramírez Lezcano, quien dijo que las elecciones de abril se presentan «de una manera desafiante» por la pandemia.

«Consideramos también que la capacidad de abordar estos desafíos va a conducir a una plena participación en el acto electoral, que va a poner de nuevo (al país) en el camino de la institucionalidad y democracia que obviamente va a ser mucho más fuerte desde una elección celebrada con transparencia, amplitud y alta participación ciudadana», remarcó.

El excanciller paraguayo agregó que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, «ha estado observando de muy cerca todo el proceso político en Perú de las últimas semanas» y lamentó los hechos de violencia «que de ninguna manera pueden ser admitidos en una democracia».

Esto en alusión a la violenta represión policial que dejó dos muertos y decenas de heridos en Lima tras las masivas manifestaciones en rechazo al gobierno de Manuel Merino, quien renunció al cargo el domingo y este martes fue reemplazado por el político liberal Francisco Sagasti.

Ramírez Lescano agregó que su misión, que está integrada por Francisco Guerrero Aguirre, Brenda Javier Santamaría, Francisco Puchi Zurita y Alejandro Canton, también se entrevistará con los representantes de otros organismos estatales, de partidos políticos, de la sociedad civil y otros actores electorales.

POSICIÓN DEL GOBIERNO

Tras afrontar una grave crisis política y social durante una semana, el gobierno de transición que asumió este martes Francisco Sagasti tiene la misión de asegurar la celebración de los comicios que permitirán el relevo presidencial el próximo 28 de julio.

Precisamente, Sagasti indicó que su primer compromiso y desafío será asegurar que esas elecciones se «realicen sin contratiempos y sean absolutamente limpias», al tiempo que garantizó que desde el Ejecutivo se mantendrá «la absoluta neutralidad en el proceso».

Un día antes, cuando fue elegido presidente del Congreso, el paso previo para asumir la jefatura del Estado, Sagasti renunció a su candidatura a la vicepresidencia que integraba en la lista encabezada por Julio Guzmán, el líder del Partido Morado, con la intención de separar «cualquier interés partidario en particular».

FAVORITOS EN ENCUESTAS

Precisamente, una encuesta publicada por la empresa Ipsos Perú indicó que los actuales favoritos para ocupar la presidencia de Perú son el exalcalde George Forsyth, con un 16 %, y Julio Guzmán, con el 7 % de intención de voto.

Tras ellos aparecen el legislador Daniel Urresti y la líder izquierdista Verónika Mendoza, ambos con 6 %, y la excongresista Keiko Fujimori, con 5 %.

El presidente de Ipsos Perú, Alfredo Torres, sostuvo que en las últimas tres décadas la elección presidencial en su país «siempre se ha definido entre los que estaban, en esta época del año, entre los cinco primeros lugares», aunque consideró que en esta ocasión «podría haber espacio para una sorpresa».

Torres comentó que la candidatura de Guzmán «ha ganado algo» de apoyo tras el proceso que llevó a Sagasti a la presidencia, pero dijo que parte de su futuro político dependerá «de cómo le vaya al Gobierno» transitorio. EFE