Reactivación del turismo

3477

Pese al optimismo del sector hotelero de Cuenca, la ocupación de su infraestructura no habría llegado ni al 50 % durante el último feriado. Hace un año fue del 95 %.

En el feriado de octubre la ocupación fue del 40 %. Un mes después, el ligero repunte dista mucho de siquiera aproximarse a las expectativas que el sector turístico y toda la cadena productiva, que incluye hasta el comercio informal, tenían para comenzar a despegar tras meses de inactividad a causa de la pandemia.

El turismo es una actividad dinamizadora de la economía del Azuay y Cañar, teniendo a Cuenca como punto de partida. Los artesanos, el transporte, los restaurantes, el pequeño y gran comercio, se nutren de su movimiento.

Y pensar que la situación tampoco asoma como promisoria para el feriado por Navidad y Fin de Año. Resta conocer qué decisiones tomarán los Comités de Operaciones Emergentes de cada cantón.

Las restricciones que acaba de retomar la Alcaldía de Guayaquil por el aumento de casos de Covid-19 siembran la alerta.

Ojalá en Cuenca y en los otros cantones no se tenga que llegar a tales extremos. Pero todo dependerá del comportamiento ciudadano, sobre todo para evitar aglomeraciones y fiestas.

Sin embargo, es oportuno que, a la luz de la realidad económica que deja la pandemia, el sector turístico rediseñe sus estrategias, comenzado por analizar cuan viable es que haya tantas entidades encargadas de promocionarlo o de elaborar proyectos, a veces sin resultados satisfactorios.

Si se sigue actuando por cuenta propia, a solo esperar que algún día lleguen turistas extranjeros o nacionales, la oportunidad de repensarse pasará desapercibida.

Ahora los Municipios de cada cantón azuayo hacen lo suyo, incluyendo el de Cuenca, y muchas veces mal. Formar mancomunidades que permitan diseñar rutas turísticas que abarquen lo que cada uno tiene y ofrece, favorecerá a la promoción y venta de paquetes turísticos.

Quienes los compren tendrán mayores alternativas, ahora que las bellezas naturales despiertan interés por disfrutarlas. Además que el beneficio económico se repartirá entre todos.