Las razones del retraso y las fallas en la Escuela del Milenio Febres Cordero

1578
La construcción de la Unidad Educativa Febres Cordero fue objeto de un informe de Contraloría. Xavier Caivinagua/El Mercurio

La Unidad Educativa del Milenio ocupada por los estudiantes de la escuela Honorato Vásquez y el colegio Febres Cordero debía estar lista en el 2015, pero su entrega no se dio sino hasta fines del 2017. La Contraloría, en un examen entregado este mes, da cuenta de las razones del retraso.

El examen DPA-026-2020, aprobado el 17 de abril pero hecho público esta semana por motivos de la pandemia, señala que no se verificó que la obra cuente con los estudios y diseños definitivos, lo que generó 4 suspensiones, 9 ampliaciones de plazo e incrementó el tiempo de ejecución de 365 a 1010 días.

Los retrasos fueron justificados porque los pagos no se efectuaron en las fechas correspondientes, lo que obligó al contratista a paralizar las labores. Por ejemplo, a pesar de que el anticipo de la obra debía ser del 50 % del pago total, solo se canceló el 30 %.
Pero en la obra no solo se registraron retrasos. La calidad de los trabajos también genera observaciones de la Contraloría.

En el informe se detalla que el equipo auditor, liderado por Diego Espinosa, encontró pasamanos en mal estado por los que se pagó 15.000 dólares, puertas destruidas, pintura deteriorada, filtraciones en la cubierta, entre otros.

Además, el hormigón de aulas, gradas, laboratorios de química, ciencias y electrónica, biblioteca, bar, cisterna, comedor y auditorio tienen una resistencia inferior a la requerida. Por estos trabajos se pagó 98.400 dólares.

Algo similar ocurrió con los adoquines de las áreas exteriores, que presentaron un mal estado. Por este rubro se pagó 41.319 dólares.

Las divisiones de los baños tampoco se construyeron con el material determinado en el contrato. Por dichos trabajos se canceló 22.787 dólares.

La Contraloría también señala que se pagó “en más” 36.662 dólares por personal del que no hay evidencia y añade que, según documentos del IESS, se registró un sueldo para los trabajadores inferior al establecido en el contrato.

El administrador y la contratista deslindaron responsabilidades, pues aseguran que tienen documentos que avalan la calidad de los trabajos. El Ministerio de Educación comunicó que el mantenimiento de la infraestructura es permanente y es compartido con el SECOB, entidad en proceso de liquidación. (JMM) (I)