Reformas laborales

197

EDITORIAL  |

El Presidente de la República y el Ministro de Trabajo, dieron a conocer recientemente, que se introducen nuevas modalidades de trabajo, a fin de contribuir a la recuperación laboral en el país, que, durante la pandemia, ha visto gravemente reducidas las fuentes de empleo y, paralelamente, se ha producido una cantidad significativa de despidos y terminaciones de contratos de trabajo, lo cual, creó una grave situación derivada del desempleo y la falta acuciante de fuentes de trabajo.

Sin embargo, el Régimen anunció, recientemente, que los índices de empleo se han incrementado en los últimos meses, de acuerdo a las mediciones del INEC, lo cual, fue refutado por un dirigente de las cámaras de la Producción, polémica que acentúa los interrogantes acerca de la realidad laboral en un país que, tradicionalmente, adolece de escasez de fuentes de trabajo.

De otra parte, las nuevas modalidades de contratos laborales, aspiran a incrementar la oferta de empleo, a nivel de las empresas medianas y emprendimientos menores, asunto que ha merecido la consabida crítica de las centrales sindicales del país, que se mantienen dentro del esquema de las denominadas conquistas laborales, en un marco demasiado rígido, tanto para el Gobierno como para los sectores productivos. La crisis que vive el país, requiere urgentemente la creación de nuevas fuentes de trabajo y ello no sucederá si es que no existe de por medio inversión privada, tomado en cuenta que, antaño el Estado como gran empleador, hoy más bien requiere reducir su plantilla, tal como lo anuncia en reiteradas oportunidades, el régimen.

Ciertamente, cuando la presenta administración está por culminar su mandato, numerosos aspirantes al poder que se aprestan a la lid electoral, quisieran que este Gobierno, diseñe, cuando menos en parte un nuevo marco laboral. Sin embargo, la resistencia sindical se ha hecho presente mediante marchas en los últimos días e, inclusive, amenazas de paros y otras medidas de hecho. Lo único seguro es que el país no puede mantener el actual esquema laboral.  (O)