Obama, el mejor refuerzo de Biden, pide votar para dejar atrás la oscuridad

555
Former United States President Barack Obama speaks during a rally in support of Democratic presidential candidate Joe Biden, at the Biscayne Campus of Florida International University (FIU), in Miami, Florida, US, 24 October 2020. Obama, the best 'reinforcement' of the Democratic Party in the final stretch of the campaign for the November 3 elections, asked Americans this Saturday in Miami to 'vote like never before' so that Joe Biden and Kamala Harris can take the country out. from the 'dark times'. EFE/ Giorgio Viera

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama, el mejor «refuerzo» del Partido Demócrata en la recta final de la campaña para las elecciones del 3 de noviembre, pidió este sábado en Miami a los estadounidenses «votar como nunca antes» para que Joe Biden y Kamala Harris puedan sacar al país de los «tiempos oscuros».

«Lo que votemos ahora va a importar en las décadas venideras», dijo Obama en un discurso intenso y entusiasta en el que aseguró que es posible una «América (EEUU) buena y decente» liderada por su «amigo» Biden, alguien que, según sus palabras, le hizo ser «mejor presidente».

Obama participó en un acto en apoyo del candidato demócrata, horas después de que el presidente Donald Trump votara por adelantado en West Palm Beach, ciudad cercana a su mansión Mar-a-Lago, en el sur de Florida, donde está empadronado.

Hace cuatro años Trump, entonces candidato republicano a la Casa Blanca, votó el día de las elecciones en Manhattan, Nueva York, donde tenía su domicilio particular, pero en 2019 cambió su residencia a Florida, un estado con una carga fiscal más baja.

Trump votó por adelantado, algo que Obama recomendó hacer en el mitin celebrado en el estacionamiento de una universidad de la ciudad Miami Norte y con los asistentes dentro de sus vehículos o fuera pero a una distancia que les permita tocarlos para evitar contagios de covid-19.

La manera de mostrar aprobación y apoyo en este mitin era tocar la bocina de los autos, pero aún así los habituales aplausos, gritos y vítores se escuchaban.

TRUMP: «RESPONSABILIDAD CERO»

En medio de bocinazos el expresidente no paró de lanzar dardos al actual inquilino de la Casa Blanca, al que acusó de atribuirse los logros económicos de su Presidencia y asumir «responsabilidad cero» en la pandemia de la covid-19 que ha dejado más de 200.000 muertos y afectado a millones de personas en este país.

Trump no tiene un plan para «sacarnos de este embrollo», «ni siquiera reconoce que es un problema», «no solo no ha hecho nada sino que lo ha estropeado todo», subrayó Obama apuntando directo a una de las mayores debilidades del presidente en esta campaña.

Se preguntó cómo es que los muertos por la covid-19 en Corea del Sur equivalen a un 1,3 % de los de Estados Unidos y los de Canadá, un país vecino que ha tenido «serias dificultades», un 39 %.

Asimismo mencionó que ha habido trabajadores sanitarios en primera línea de la batalla contra la pandemia sin los equipos protectores necesarios que han tenido que pedir ayuda a otros países para ilustrar los «tiempos oscuros» que vive EE.UU.

Obama no dejó títere con cabeza al hacer un repaso de la Administración Trump y señaló que el presidente actual no se preocupa por la gente y además no tiene una conducta «normal».

A su juicio a los únicos que les ha ido mejor en estos cuatro años de Trump es a los «multimillonarios que se han beneficiado de sus recortes fiscales».

FIN DE LA COMPLACENCIA

También se preguntó por qué los estadounidenses han aceptado cosas de Trump, como haber pagado solo 750 dólares de impuestos en su primer año en la Casa Blanca -«menos que una secretaria o un albañil»- que no tolerarían ni a un miembro de sus propias familias y les instó a no ser «complacientes» y cumplir con su cometido de votar para «cambiar la dirección del país».

En su discurso habló elogiosamente de Biden y pidió a la gente que no crea «mentiras» de Trump como la «basura» de presentarlo como «más comunista que los Castro» en Cuba y sí en «verdades» como la de que el exvicepresidente está «con los trabajadores» y va a luchar contra la desigualdad y el racismo.

También afirmó que la Ley de Cuidado Asequible de la Salud conocida como «Obamare», corre peligro si Trump sigue cuatro años más en la Casa Blanca.

Biden garantizará que los que tienen condiciones preexistentes de salud estén cubiertos por los seguros médicos y que cuando haya una vacuna contra la covid-19 se distribuya «gratuitamente» a los estadounidenses, aseveró.

Por último pidió a los floridanos que imaginen qué podría pasar si todos los estadounidenses votaran y les instó a participar en esas elecciones como «nunca antes».

Antes de Obama hablaron distintas figuras femeninas del Partido Demócrata de Florida, como la congresista nacida en Ecuador Debbie Mucarsel-Powell, primera mujer de origen sudamericano en llegar al Congreso de EE.UU.

La congresista definió la presidencia de Trump como una «administración que le ha fallado a la gente».

Antes de dirigirse a los participantes en el mitin, Obama hizo una visita por sorpresa a un centro de apoyo de la campaña del Partido Demócrata en Miami Springs, una ciudad de población mayoritariamente latina en la misma zona norte del condado de Miami-Dade.

Allí dirigió unas palabras a los voluntarios para agradecerles su trabajo.

VOTAR PARA QUE FLORIDA «VUELVA A CASA»

«Si hacéis que Florida vuelva a casa (el Partido Demócrata), esto se acaba», dijo Obama, quien hizo votos para que los resultados de estas elecciones se conozcan pronto y todos puedan irse a dormir «sabiendo que va a haber un presidente que lucha por nosotros».

Florida es un estado codiciado en las elecciones presidenciales de EE.UU. por ser un de los más poblados el país y por tanto con más votantes, pero también por los 29 votos del Colegio Electoral que recibe el más votado en este territorio.

En el Colegio Electoral es donde se decide el ganador de las elecciones presidenciales en EE.UU., que puede ser un candidato con menos votos en las urnas que su rival pero con más votos electorales, como ocurrió con Trump y Hillary Clinton en 2016.

A la vez es un estado sin patrón de voto fijo. En 2016 Trump ganó en Florida, aunque por solo unos 100.000 votos, pero en las dos elecciones en las que participó Obama el más votado fue el ahora expresidente. EFE