5 claves para el manejo responsable del dinero plástico

669

El uso de tarjetas de débito y crédito también ha crecido en la coyuntura actual. Son una opción ideal para evitar el manejo del efectivo que pasa de mano en mano de cara a la pandemia del COVID-19 que enfrentamos. De ahí que es importante conocer cómo manejar de manera responsable el dinero plástico, con el fin de mantener unas finanzas personales y familiares saludables.

Pensando en la importancia del manejo responsable del dinero plástico, el programa de Educación Financiera “Aprende” de Produbanco, comparte 5 claves para gestionar las tarjetas de manera adecuada y sin afectar la economía del hogar. “Si bien las tarjetas son atractivas por sus beneficios y las innovaciones para mejorar la experiencia de los usuarios podrían generar una sensación de liquidez permanente, al no tener el contacto físico con el dinero. Por eso, es importante que las personas conozcan cómo manejarlas de manera responsable, tanto para sacar provecho de sus beneficios como para evitar deudas”, explica Elizabeth Arellano, Ejecutiva del Programa de Educación Financiera de Produbanco.

 Tips para el manejo responsable del dinero plástico:

  1. Revisar el estado de cuenta siempre y a detalle: Todos los meses, las instituciones financieras envían un resumen de la cuenta, ya sea físico o digital, el cual recopila todos los movimientos realizados. Muchas veces, este documento pasa desapercibido, sin embargo es muy importante considerarlo ya que contiene información clave: montos de consumo, fechas, lugares, entre otros. Esto nos permite tener conciencia y control de dinero, así como a tener en radar las fechas de pago y el tiempo en que se mantendrá una deuda diferida, por ejemplo. También se debe verificar, en el caso de las tarjetas de débito, los cajeros en los cuáles se retiró dinero y contrastar las fechas.
  2. Guardar todos los comprobantes de pago: Esta es una buena práctica para llevar el control de las cuentas. Ayuda a tener pruebas reales de lo reflejado en el estado de cuenta, además sirven de respaldo frente a los establecimientos, en caso de cobros indebidos. De igual manera, es importante estar atentos a las notificaciones enviadas al celular cuando se realiza un movimiento, lo cual también permite controlar los gastos.
  3. Analizar los gastos con el apoyo de herramientas digitales especializadas: Esta práctica es muy importante ya que permite identificar cómo se está gastando el dinero, qué áreas o tipos de gastos se llevan la mayor cantidad de dinero y si son áreas fundamentales o son innecesarias. Existen varias herramientas que permiten llevar este control de manera automatizada y sin necesidad de tener una calculadora a la mano.
  4. Planificar los gastos futuros: Una vez que se ha identificado los patrones de consumo, lo más recomendable es definir un presupuesto personal y familiar. Este es un paso fundamental para ordenar las finanzas, más aún si se identificaron gastos importantes en áreas innecesarias. En ese proceso se debe identificar aquellos gastos que se harán con tarjeta de crédito, para no excederse en los consumos y evaluar si es un gasto necesario, aún más cuando se lo diferirá en el tiempo. También se pueden usar herramientas y aplicaciones para organizarlo.
  5. No prestar la tarjeta de débito o crédito: En Ecuador es común que las personas presten su tarjeta a familiares o amigos para realizar consumos o retirar dinero. Es importante considerar que la tarjeta es de uso personal y no se debe prestar a nadie. Esto puede ser un gran problema, ya que no se tiene conciencia real del gasto incurrido.

Beneficios del dinero plástico:

  • En el contexto actual, el uso del dinero plástico se hace más seguro, principalmente porque:
    • Un gran porcentaje de los grandes y medianos comercios, las gasolineras y los deliverys tienen canales digitales. Adicional, el dinero en efectivo representa un peligro debido a la alta manipulación al que está expuesto.
    • El dinero electrónico permite realizar transacciones seguras por internet, a través de los datos de cada tarjeta y con las medidas de seguridad respectivas. Esto salvaguarda la seguridad física, ya que no es necesario trasladarse hasta un local comercial, entidad bancaria, institución, etc.
    • Evita el traslado físico de grandes sumas de dinero, evitando ser víctimas de estafas y robos. Esto no solo es importante en este contexto, es una práctica que debe ser adaptada con el tiempo para evitar exponerse.
    • Permite tener un control detallado de las operaciones y gastos realizados al mes. Por un lado, con las tarjetas de crédito se tiene presente cuál es el total de la deuda y de los pagos diferidos, así como las cuotas pendientes. Por otro lado, facilita llevar un control de las fechas en las que se realizaron pagos o transferencias en el caso de tarjetas de débito.
    • El pago es más rápido, aún más ahora con el desarrollo de tecnologías como la contactless.

Recomendaciones de seguridad:

La experta, Elizabeth Arellano, recomienda que si bien, las tarjetas ofrecen grandes beneficios se debe tomar en cuenta varias precauciones al momento de manejarlas. Esto evitará caer en robos o estafas que cada día son más frecuentes. Sin embargo, las instituciones financieras han desarrollado varias medidas de seguridad para evitarlo:

  • Si la tarjeta, ya sea de crédito o débito, se pierde; se deberá reportar inmediatamente a la institución financiera.
  • Revisar las alertas de uso por email o por mensaje de texto. Así se podrá saber cuándo se la usó y en qué tipo de establecimiento. Es recomendable tener un número vinculado para cubrir las notificaciones de inmediato.
  • Cuidar la privacidad de la clave secreta y evitar compartirla con terceros.
  • Cambiar periódicamente el PIN.
  • Utilizar códigos secretos difíciles de adivinar y que no sean frecuentes.
  • Memorizar la clave secreta y evitar llevarla por escrito.