La Defensoría del Pueblo prepara una acción de protección por la elección de la viceprefecta en Azuay

904
Magali Quezada, viceprefecta, y Cecilia Méndez, prefecta del Azuay. Xavier Caivinagua/El Mercurio

La elección de la viceprefecta del Azuay, Magali Quezada, acarreó una serie de reacciones. Durante la votación, que se cumplió la tarde el viernes 23 de octubre del 2020, algunos integrantes de la Cámara Provincial del Azuay alegaron que la terna estaba integrada solo por mujeres y que eso incumplía el principio de paridad que establece la Constitución.

La prefecta Cecilia Méndez argumentó que en este caso se aplicó una acción afirmativa, que también está contemplada en la Constitución y es el mecanismo para promover la igualdad real con los grupos que históricamente se han encontrado en situaciones de desigualdad, como las mujeres o  los pueblos indígenas

La delegada de la Defensoría del Pueblo del Azuay, Verónica Aguirre, rechazó «la falta de paridad en la terna y elección de Viceprefectura del Azuay».  Ella argumenta que el artículo 317 del Cootad establece la paridad en cargos públicos para conseguir igualdad de derechos para hombres y mujeres.

«Aquí se debe cumplir un principio de paridad, que no es otra cosa que compartir el poder entre un hombre y una mujer y viceversa», expresó Aguirre. Aseguró que «no es nada personal contra la prefecta».

Aguirre adelantó que están analizando el tema con los constitucionalistas de la Defensoría del Pueblo con el fin de presentar una acción de protección con el fin de anular la designación de Quezada.  (I)