Sólida presencia

1019

EDITORIAL|

Las personas pasan y las instituciones quedan es un aserto de enorme valor. La creatividad humana se manifiesta de múltiples maneras y las instituciones están entre ellas. Los periódicos, en especial los diarios, son formas de expresión de las condiciones de los tiempos que, al ser cambiantes, implican una adaptación a las nuevas circunstancias, sin renunciar al pasado, pero con una clara visión del futuro. Este periódico ha llegado a los noventa y seis años, lo que lo hace un sólido componente de la historia de nuestra ciudad. El mero hecho de subsistir es importante, pero es más cuando se convierte en un símbolo de la cuencanidad, presente en sus contratiempos y glorias.

En un periódico, hay dos componentes básicos: la información y la opinión, lo que requiere una estructura mental y emocional fuerte en cuanto prima la seriedad, a la vez que la agilidad, ya que, si se trata de un diario, siempre tiene que estar presentes la actualidad, con el enorme esfuerzo que implica la urgencia de la cotidianidad cuyos plazos son muy cortos, a diferencia de revistas de diversa índole que cuentan con mayor tiempo para su preparación y planificación. La información tiene que ser ágil y actualizada con la consiguiente seriedad en la selección y enfoque de las noticias lo que implica contar con un personal muy preparado para esta tarea y una dirección que garantice tanto la seriedad como la orientación.

El área de la opinión, si es que hay fuerza ética, requiere de algo fundamental: el respeto al pensamiento de quienes están a cargo, sin que haya una imposición que deteriora la libertad esencial a la opinión. En este editorial no hay espacio para referirnos a muchos ilustres personajes de la intelectualidad que han sido articulistas. Lo que cuenta es la solidez en la dirección para superar las reacciones emocionales que pueden surgir ante opiniones que no sean de los propietarios de los medios. Lo que si cabe es hacer hincapié en el en la seriedad para superar problemas sin imposiciones.