Los pedidos de seguro de desempleo en Azuay crecen un 459%

La cifra tiene relación directa con la ola de despidos por la crisis económica que deja la pandemia.

4416
Largas filas se forman para hacer trámites en las afueras del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. XCA

Entre marzo y septiembre de este año, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) en el Azuay recibió 1.660 solicitudes de seguro de desempleo, una cifra radicalmente mayor a las 297 peticiones que se presentaron en el mismo período del 2019.

Esto significó que el IESS erogue una cantidad de 1,31 millones de dólares para solventar los pedidos de los desempleados, una cifra que el año anterior apenas llegó a 320.250 dólares.

Los datos los entregó el director provincial del IESS en el Azuay, Carlos Orellana, quien afirmó que en los últimos días la demanda de este servicio se ha reducido de forma considerable.

Las solicitudes van de la mano con la pérdida de empleo que, según cálculos de las cámaras de la producción y el Municipio de Cuenca, puso en la calle a por lo menos 20.000 trabajadores, esto durante los meses de mayor restricción de actividades por la pandemia.

Otro índice que crece, según las cifras del IESS, es el pedido de cesantía, que se elevó de 4.854 a 6.882 solicitudes entre el 2019 y el 2020, lo que representó un pago de 3,4 millones de dólares más que el período anterior.

El exafiliado, Edgar Delgado, quien pidió el seguro, indicó que con la reducción de sueldos, que en algunas empresas alcanza el 45 % del salario sectorial, el pago que se recibe del IESS es similar y en casos hasta mayor al del sueldo real.

Requisitos

Para obtener el seguro desempleo, los interesados deben contar como mínimo con 24 aportaciones, las últimas 6 consecutivas, haber cumplido 2 meses de estar cesante y registrar la petición hasta 45 días después del día 61 de la separación laboral.

Se puede obtener un fondo fijo de 280 dólares mensuales durante 5 meses, o un fondo fijo más la variable de cesantía, un valor que depende del dinero que el afiliado tenga acumulado.

El seguro no aplica a quienes han presentado una renuncia voluntaria, afiliados por propia cuenta, jubilados, aportantes del Seguro Social Campesino o trabajadores no remunerados del hogar.

Quienes tras recibir el seguro se afilian nuevamente no perderán el pago a menos que su RUC vuelva a reportar ingresos, lo que demostrará que el usuario ya no está desempleado, indicó Orellana. (JMM) (I)