Identidad latinoamericana

866

EDITORIAL |

Mañana se conmemora un aniversario del descubrimiento de América, que inició una enorme secuencia de cambios en la política mundial y que, en buena medida, estructuró a la edad moderna. En lo que a nosotros compete, nace América Latina ya que, este evento, fue patrocinado por España, entonces potencia europea. Surgió el imperio en donde “no se ponía el sol”. Acontecimientos que siguieron dieron lugar a que otras potencias europeas conquistaran otras áreas de esta parte del mundo, lo que ha llevado a hablar de América Latina y América Sajona cuyo desarrollo durante la Colonia y República ha sido diferente. Las similitudes entre España justifican que Brasil sea parte de Latinoamérica.

Las ex colonias españolas se caracterizan por la estructuración de una cultura básica partiendo de dos componentes fundamentales: el idioma y la religión, el segundo, en la colonia, tuvo enorme peso ya que una de las justificaciones de España para la conquista y colonización, fue incorporar a los habitantes que vivían en esta área a lo que denominaban la “única religión verdadera”: el catolicismo con el enorme poder de la iglesia. Pesó en este desarrollo la división religiosa que surgió mediante la reforma, que llevó a que aparezcan diferentes iglesias de esta religión conocidas como protestantes. Inglaterra con esta visión cristiana, colonizó el norte del que surgió lo que ahora la primera potencia económica y bélica mundial.

Además de idioma y religión, América Latina es un continente mestizo, término que, más en el sentido racial, hay que entenderlo como cultural. La población indígena nos estuvo distribuida con igualdad, concentrándose con mayor intensidad en zonas en las que se habían desarrollado imperios como México y los países andinos. Con la migración africana en calidad de esclavos ocurrió algo similar, pero los componentes culturales se entremezclaron en todos los nuevos países; algunos de los cuales, intensificaron su poblamiento con migración europea en la época republicana. El factor mestizaje es el que consolida nuestra identidad. (O)