Drones ayudan a labor agrícola

Generar datos e información relacionada al rendimiento de cada segmento de terreno.

1369
El uso de drones en la agricultura de precisión se impulsa en el país para contar con datos e información para mejorar las actividades en el campo. Cortesía

Usar drones y sensores como herramientas para las actividades agrícolas. Este es uno de los temas que concentra el interés de los jóvenes del país que participan en la primera escuela de emprendimientos “Joven Rural”, que impulsa el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Para una agricultura de precisión el mejor aliado es la tecnología, es ahí, donde estas herramientas juegan un papel importante, ya que generan datos e información para interpretarlos y tomar las mejores decisiones que aumenten el rendimiento de cada segmento de los terrenos.

Un total de 135 jóvenes azuayos de entre 18 a 29 años de edad, de más de 6.000 a nivel nacional, participan de esta escuela, con el propósito de que a más de aprender los conocimientos básicos en educación financiera, planes de negocio, marketing, entre otras áreas, se relacionen con el uso, principalmente de drones.

Jóvenes participan de forma “virtual” en la primera escuela de emprendimientos “Joven Rural”. Entre los temas que abordan consta el uso de drones. Cortesía

Necesidad

Javier Maiguashca, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), Estación Experimental Santa Catalina, del departamento de Manejo de Suelos y Aguas, es uno de los docentes de esta primera escuela de emprendimientos.

Maiguashca habla del uso de las tecnologías en las actividades agrícolas, partiendo de la necesidad de que los jóvenes se interesen en este campo de acción.

“Es importante que las personas empiecen a implementar temas tecnológicos que deben estar apoyados por otras iniciativas del mismo Estado para entregar más información técnica que simplifique las labores en el campo”, cita el investigador.

En la escuela se les brinda a los jóvenes los primeros pasos de lo que necesitan para el uso de los drones para levantar información en la agricultura, por ejemplo, que deberían comprar para empezar, que software requieren, cuanto les cuesta para brindar un servicio.

Entre los datos a primera mano que se pueden levantar con los drones constan: fotografías para limitar los predios llegando a zonas inaccesibles, además de los modelos digitales del terreno (las curvas y nivel del predio), el crecimiento periódico de los cultivos, entre otras acciones relacionadas a las superficies de los terrenos.

Imagen captada con un dron de un cultivo de forma circular. Cortesía

Si se requiere de interpretaciones más profundas -en base a las imágenes tomadas que dependen mucho del tipo de sensores de los drones- para detectar: estrés en las plantas, plagas, enfermedades, fertilidad del suelo, entre otras se necesita de profesionales. Este es uno de los retos del país, el contar con este tipo de investigadores.

Según Maiguashca, en la actualidad es “muy bajo” la cantidad de personas que utilizan los drones para las actividades agrícolas en comparación de otros países del mundo. “Hay pequeñas iniciativas y empresas creadas en el Ecuador que brindan el servicio, pero falta el tema de investigación profunda”. (BPR)-(I)

En Azuay impulsan tecnologías

En la provincia del Azuay el uso de drones en la agricultura es un tema nuevo que se lo quiere implementar con fuerza. Así lo explicó John Atiencia, director distrital del MAG en Azuay.

“Queremos motivar este y otros usos de las tecnologías para la agricultura de precisión (…) Una de las formas para motivar ha sido la escuela de emprendimientos para jóvenes, en la que participan de distintos sectores del Azuay”, comenta Atiencia.

Estos jóvenes -que provienen de cantones como: Cuenca, Pucará, Paute, San Fernando, entre otros– aprenden sobre el uso de drones para obtener imágenes aéreas en las que se pueden observar si una zona necesita más riego o aplicación de abonos, control fitosanitario, entre otros requerimientos. (I)

DETALLE

El investigador Javier Maiguashca manifiesta que en el Ecuador desde la década de los 80 se trabaja con imágenes satelitales que se usan en la agricultura.