Restricciones por COVID-19 dispara casos de poliomielitis en Afganistán

648
-FOTODELDÍA- EA1789. HERAT (AFGANISTÁN), 28/09/2020.- Una mujer y su hijo trabajan en una fábrica de alfombras, este lunes en Heras (Afganistán). El número de casos de poliomielitis en el país aumenta drásticamente alcanzado regiones declaradas antes como libres de la enfermedad, principalmente por las restricciones por el COVID-19 y la inseguridad, con al menos 49 casos en lo que va de año, el número más alto desde 2011. EFE/ Jalil Rezayee

El número de casos de poliomielitis en Afganistán aumenta drásticamente alcanzado regiones declaradas antes como libres de la enfermedad, principalmente por las restricciones por el COVID-19 y la inseguridad, con al menos 49 casos en lo que va de año, el número más alto desde 2011.

“Desafortunadamente debido a las restricciones por el coronavirus, la inseguridad y la prohibición continuar de las campañas de vacunación de casa por casa, la transmisión de la poliomielitis se expandió a nuevas áreas que estaban libres de poliomielitis en los últimos años”, dijo hoy a Efe el portavoz de los programas de poliomielitis del Ministerio de Salud afgano, Mirjan Rasekh.

La enfermedad se ha expandido pesar de que “en los últimos años estuvimos muy cerca de eliminar el virus y llevar las infecciones a casi cero y la transmisión de la poliomielitis casi restringida solo al sur y el este de Afganistán”, añadió.

Este año el virus se expandió al sureste, oeste, norte y noreste de Afganistán, dijo Rasekh.

“En lo que va de año, el ministerio ha registrado 49 casos positivos de poliomielitis, de los cuales 33 están en el sur de Afganistán, dos en el este y los 14 restantes se registraron en regiones libres de poliomielitis, incluidas ocho en el oeste, cuatro en el sureste, y dos en el norte y noreste de Afganistán”, explicó.

Los 49 casos registrados en lo que va de año muestran un dramático aumento en comparación con 29 registrados en todo el 2019.

“La inseguridad, la restricción de las campañas casa por casa y un retraso de meses en las vacunas contra la poliomielitis debido al COVID-19 redujeron la inmunización de los niños y los dejó vulnerables a la infección”, dijo.

El caso más reciente de infección por polio se informó en la remota provincia occidental de Badghis, donde «un bebé de cuatro meses, que no recibió la vacuna contra la polio durante las restricciones COVID-19, fue infectado con el virus», dijo.

Durante las restricciones por la pandemia, se perdieron al menos cinco rondas de las campañas de vacunación a nivel nacional, lo que dejó a casi 10 millones de niños sin la vacuna contra la polio.

El Ministerio de Salud afgano lanzó hoy una campaña de vacunación complementaria contra la poliomielitis que continuará durante los próximos cinco días y que cubrirá a más de 2,2 millones de niños en diez provincias.

“Así como se tomaron en serio el coronavirus, les pido que vacunen a sus hijos en cada ronda de vacunaciones contra la poliomielitis”, dijo hoy en un comunicado el ministro de Salud Pública, Ahmad Jawad Osmani.

Rasekh expresó también su preocupación por la campaña en las zonas controladas por los talibanes si los insurgentes no permiten que se hagan las actividades de inmunización en ciertas regiones.

“Si no se nos permite realizar campañas de vacunación casa por casa, entonces el virus de la polio podría expandirse a nuevas áreas rápidamente. Estamos pidiendo a las partes en la guerra que nos permitan llegar a todos los niños e inmunizarlos con la vacuna contra la polio”, dijo Rasekh.

Afganistán y Pakistán son actualmente los dos únicos países del mundo donde el virus de la poliomielitis todavía está en transmisión y registra anualmente decenas de casos positivos entre sus niños menores de cinco años. EFE