La inclusión laboral encara 
el acoso y los despidos

Defensoría del Pueblo asiste a los trabajadores

897
Las personas con discapacidad tienen derecho al acceso a un trabajo digno y remunerado, según la ley. PSR

El acoso y los despidos intempestivos son parte de los problemas de este grupo vulnerable.


“Carla” lleva siete años trabajando en una empresa, se ha capacitado, estudiado y hecho méritos para asumir su cargo, pero hace unas semanas fue degradada y está en riesgo de perder su trabajo a pesar de tener una discapacidad.

En el país, unas 400 personas con discapacidad han sido despedidas de sus puestos de trabajo, según datos del Ministerio de Trabajo y la Defensoría del Pueblo, que sigue de cerca los casos para evitar una vulneración de derechos.

La ola de despidos a nivel nacional también afecta a las personas con discapacidad, ya que en muchos casos ellos forman parte de una plantilla por cumplir con la cuota laboral que establece la ley.

El artículo 42 numeral 33 del Código del Trabajo determina que el empleador público o privado, que cuente con un número mínimo de 25 trabajadores, está obligado a contratar, al menos, a una persona con discapacidad.

Señala que su trabajo debe ser en labores permanentes que se consideren apropiadas en relación con sus conocimientos, condición física y aptitudes individuales, observándose los principios de equidad de género y diversidad de discapacidad.

“Carla” señala que algunos de sus compañeros han entrado al trabajo por cumplir esa cuota, pero se les asigna trabajos que no les permiten crecer laboralmente.

“Nos tienen para sacar copias, pasar cafés, que son labores muy honorables pero muchos estamos capacitados para llegar más lejos”, afirma.

De acuerdo con el abogado Santiago Maldonado, el hecho de que las personas con discapacidad no sean tomadas en cuenta para un cargo superior a pesar de estar capacitadas para ejercerlo, constituye discriminación laboral.

En caso de despido, señala el abogado, hay que tener en cuenta que la indemnización debe considerar un año del sueldo mejor pagado, esto como parte de la liquidación laboral.

Maldonado indica que todo despido intempestivo debe ser notificado a la autoridad competente para que no se vulneren los derechos de las personas con discapacidad, que ven como con la pandemia las oportunidades de un trabajo digno se ven afectadas. (JMM)-(I)

APOYO

400 
personas con discapacidad han sido desvinculadas de su trabajo durante la pandemia, según el Ministerio de Trabajo.