Un merecido premio

471

OPINIÓN |

En días pasados, se efectuó en la capital de la República, la ceremonia de premiación de los galardonados con el Premio “Eugenio Espejo”, que el Gobierno Nacional suele conceder anualmente a ciudadanos y ciudadanas que se han destacado en diferentes campos de la Ciencia, El Arte y las Letras. Dentro de esta última categoría la presea fue entregada al escritor y catedrático cuencano, Juan Valdano Morejón.

Valdano posee una larga trayectoria en la crítica literaria y la creación. Suya es la novela “Mientras llega el Día”, que ha merecido varias ediciones y traducciones. La obra se ambienta en la época previa a la Independencia del coloniaje español, concretamente en los años inmediatamente anteriores al 10 de Agosto de 1809, con una serie de personajes muy bien trazados y una trama plena de interés, a más de el estilo depurado con el cual el autor cuencano escribe sus creaciones literarias.

Esta novela, la más difundida de Juan Valdano Morejón, fue llevada al cine por Camilo Luzuriaga, en una de sus mejores realizaciones, y que constituye esta película una de las más logradas dentro de la más bien escasa en calidad cinematografía nacional.

Juan Valdano ha escrito, además de la citada novela, otras, tanto de corte histórico, e inclusive una de carácter policial. Sus cuentos que figuran en varias antologías y algunos de ellos han sido traducidos a varios idiomas, ofrecen un variado registro de técnicas y construcciones narrativas, que van desde el realismo de sus primeros relatos, al carácter psicológico de sus narraciones breves más recientes. Otra faceta no menos importante dentro de su actividad literaria, constituye la crítica, en la cual es patente su preocupación por la indagación de las características de nuestra literatura y del desenvolvimiento cultural de la sociedad ecuatoriana.

Como catedrático, Juan Valdano Morejón ha ejercido el magisterio por varias décadas en las universidades Estatal de Cuenca, UDA y la Universidad Central del Ecuador. Fue además Subsecretario de Cultura, durante una breve pero fecunda gestión en aquella área entonces dependiente del Ministerio de Educación. Finalmente, hay que destacar su labor editorial, ya que fue Director de Editorial Planeta en el Ecuador, con una amplia y profesional gestión en la difusión del libro nacional.