Salud y reactivación económica

468

EDITORIAL|

Es necesario encontrar un justo equilibrio entre el cuidado de la salud de la ciudadanía y la reactivación económica que el país requiere. Los dos son fundamentales en el momento actual. Existen buenos ejemplos en otras ciudades y en otros países sobre sistemas que equilibran los dos temas. Y, también existen malos ejemplos que nos muestran lo que no debe hacerse. Lo más importante es sin lugar a dudas la salud pues está en juego nada menos que la vida de los seres humanos. Pero reactivar la economía es también prioridad. Si no hay reactivación seguirán perdiéndose fuentes de trabajo y miles de compatriotas serán arrojados a la desocupación, como viene ocurriendo desde inicios de la pandemia.

Hay casos de países que privilegiaron la reactivación por sobre la salud y hoy están sufriendo las consecuencias. En estos mismos días en varias ciudades de España- por ejemplo- hay una recaída de los contagios, lo que ha obligado a las autoridades a volver a un nuevo confinamiento de la gente. Cosa similar ocurre en algunos estados norteamericanos que por ahora son los que mayor número de contagios tienen en el mundo. Reactivar la economía despreciando el tema salud, solamente lleva a retrocesos en varios lugares del mundo.

En el caso de nuestro país y específicamente de Cuenca hay buenas experiencias que buscan ese necesario equilibrio. Hay que mantener medidas como la prohibición de circulación de vehículos a partir de determinadas horas que evidentemente no son horas de trabajo. Debe a mantenerse la prohibición de espectáculos que reúnen a grupos numerosos de personas. Sí es posible encontrar ese equilibrio y para ello deben seguir aplicándose el mayor número posible de pruebas y haciendo el seguimiento de los casos para adoptar las medidas en los lugares de mayor concentración de contagios. Se requiere flexibilidad de las normas para modificarlas según se comporte la pandemia.