Niños de la comunidad de Soldados no estudian desde hace seis meses

1426
En los últimos días, personal de Acción Social del Municipio de Cuenca les ha dado clases a los niños de Soldados. AWM

Para la comunidad de Soldados, las clases terminaron cuando en Ecuador se declaró la emergencia sanitaria. La escuela José Gorelik, la única de la zona, cerró sus puertas con candado en marzo, y desde entonces se ha mantenido así.

Adentro se quedaron las computadoras y los libros que utilizaban alrededor de cincuenta estudiantes, que en su mayoría son niños. Adentró se quedó la única oportunidad que tenían para estudiar.

Hasta principios de este año, la escuela contaba con un profesor y con una profesora. Esta última era además la directora. Los representantes de los estudiantes ya tenían problemas con ella, debido a que su asistencia era intermitente: según los padres de familia, faltaba entre dos y tres días a la semana.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria, la escuela permanece cerrada. AWM

Esta anomalía, que empezó desde hace dos años y medio, fue denunciada verbalmente en el distrito norte de Educación de Cuenca. La última conversación antes de la pandemia se registró en enero de este año.

“Nosotros ya habíamos hablado con el director del distrito, y nos dijeron que iban a realizar un seguimiento para saber qué estaba sucediendo con la profesora que faltaba mucho”, dijo Manuel Montaleza, representante de los padres de familia.

Hasta entonces, solo un profesor quedó a cargo de todos los niños que asistían a la escuela.

Sin herramientas

Con la denuncia hecha, la comunidad de Soldados esperó una solución. Y sin embargo no pasó nada. La última vez que vieron a los profesores fue en Carnaval, y entonces llegó la pandemia y las clases presenciales se suspendieron.

El Ministerio de Educación dispuso que el aprendizaje se desarrollara desde casa y a través de la virtualidad en los lugares en donde había cómo. Para quienes no tenían internet o una buena conectividad, se planteó el uso de las fichas pedagógicas, televisión y radio.

Pero a ninguna de esas herramientas han podido acceder los niños: recibieron una sola vez las fichas, que no fueron socializadas con los padres y los estudiantes; el internet es un lujo en la comunidad, porque el servicio solo ofrece una empresa, y su costo bordea los ochenta dólares; y no hay señal de la televisión pública.

En la comunidad no hay internet, ni señal de la televisión pública. AWM

Con los dedos de las manos se pueden contar las familias que pagan por el servicio de televisión satelital.

A pesar de ello, muchos optaron por realizar actividades por su cuenta, ya que los padres, además de tener niños, tienen hijos adolescentes que están en otras instituciones, y al ver lo que hacían intentaron emularlo para conformar el portafolio que se solicitó en el periodo escolar anterior.

No obstante, al perder el contacto con la directora, los estudiantes no entregaron el portafolio y los representantes no supieron las calificaciones de sus hijos.

Sin clases

El primero de septiembre se inauguró un nuevo año escolar en las regiones de la Sierra y la Amazonía, pero en Soldados, hasta ahora, se ha mantenido igual que el periodo anterior: sin clases.

Quienes asistían a la escuela José Gorelik no saben qué tienen que hacer este año. Sin profesores, los niños están en sus casas. En algunos casos, y con las posibilidades necesarias, los estudiantes han sido trasladados a otras instituciones educativas, pero la mayoría aún espera de un docente.

“Yo tengo cuatro hijos, y los dos primeros me tocó cambiarles. Con los otros dos no sabemos qué vamos a hacer. No contamos con televisión, no contamos con internet. La educación no puede llevarse a cabo de esa manera”, dijo Luz Matute.

El departamento de Acción Social del Municipio de Cuenca, al conocer la situación, ha actuado y ha visitado a los niños para darles clases en la casa comunal de Soldados. Y de paso ayudó a los padres de familia a hacer una denuncia formal en la Coordinación de Educación de la Zona 6.

Desde que empezó pandemia, los niños no han tenido clases. AWM

Ahora, la comunidad está a la espera de una solución que no solo la ha buscado en medio de la pandemia sino desde hacía dos años.

Investigación

Elizabeth Bermeo, directora distrital Cuenca Norte de Educación, explicó que está al tanto de la situación en la comunidad de Soldados. Por ello ha solicitado que se realice una investigación que ya consta en un documento que será entregado a la Junta de Resolución de Conflictos, para que esta, con el informe previo, resuelva el proceso a seguir con la docente.

Por otro lado, Bermeo agregó que el distrito norte y el gobierno de San Joaquín (parroquia a la que pertenece Soldados) se comprometieron a que haya conectividad en la comunidad, con el objetivo de que los estudiantes tengan acceso a internet y puedan recuperar las clases perdidas en este año. (I)