Debate por modo de distribución de escaños

854
Para repartir los escaños en las votaciones de 2021 se usará solo el método de Webster. PSR

Hay criterios divididos en cuando al método de asignación de escaños que se aplicará en las próximas elecciones generales de Ecuador, que serán en febrero de 2021.

En estos comicios se elegirá a los nuevos Presidente y Vicepresidente del Ecuador; asambleístas nacionales, provinciales y por el exterior; además a los representantes al Parlamento Andino.

Esta vez se usará la modalidad de Webster, que permite el sufragio por listas enteras, o conocido como “voto en plancha”, para la distribución de las ubicaciones de todos los candidatos a asambleístas.

A decir de Gustavo Carrillo, abogado, economista y analista de cifras electorales, en las elecciones generales de 2017 se aplicó el método de Webster solo para los postulantes a legisladores nacionales.

Carrillo considera que el sistema Webster permite un reparto de escaños de una manera más equitativa, además de que da mayores posibilidades a las minorías para tener representación.

En resumen Webster aplica una fórmula de divisores impares con la que se reparte el total de votos recibidos por un grupo político, dividiéndolo para el número de escaños de una determinada jurisdicción…”, dijo.

Y agregó: “… el método D’Hondt, en cambio, se sustenta en divisores continuos para la repartición de curules, lo que permite una cierta concentración en las fuerzas políticas de mayoría…”, precisó.

El cambio de método fue aprobado por la Asamblea Nacional en un conjunto de reformas que se hizo a la Ley Orgánica Electoral y de Organizaciones Políticas o Código de la Democracia, a finales de 2019.

A decir de Noemi Zurita, abogada, quien además es consultora en temas electorales, Webster elimina el sufragio entre listas, con lo que los votantes tienen que optar por listas enteras.

En la práctica ocurre que con el método Webster pueden llegar al poder personas completamente desconocidas, de quienes poco o nada se conoce, sobre su perfil, ideología, intereses…”, precisó.

Y acotó: “la democracia tiene que darle la posibilidad a los electores a escoger libremente como deseen a sus candidatos, no obligarlos a hacerlo en una determinada forma…”, manifestó.

Para Zurita si el objetivo es que las minorías tengan mayor representación se pueden aplicar otras estrategias, que tienen que comenzar por promover la difusión de propuestas.

A la final el elector tiene la última palabra, pero considero que la elección de uno u otro método siempre tiene una intencionalidad que depende de la coyuntura política y eso no es aceptable…”, refirió. (CSM)-(I)

REPRESENTACION DE MUJERES

Lorena Garay, activista social y defensora de los derechos de las mujeres, las elecciones generales de 2021 representan un importante avance para la equidad de género.

Y es que Garay recordó que “la representación de las mujeres llegará a un 15% de las listas que se presenten, mientras que para los comicios de 2023 esto subirá al 30% y para 2025 al 50%”.

Garay considera que esto es el resultado de una lucha social histórica, que busca que haya una equidad de género efectiva y que tanto varones como mujeres tengan las mismas posibilidades de ser electos.

Ella tiene es parte de un proyecto para una campaña para la contienda con el fin de conseguir que los votantes opten por mujeres para que lleguen al poder.