Perspectivas electorales

647

Roberto Vivar Reinoso

Hay paradojas en la vida. Y la del expresidente de la República, Rafael Correa es una de ellas. La sentencia judicial en su contra antes que hundirle le fortalece, victimizándole aún más de lo que estaba con la implacable persecución de que era objeto. Su candidato a Carondelet, Andrés Aráuz y el grupo de aspirantes a la Legislatura, aprovecharán al máximo tal coyuntura como lo hacen ahora, utilizando especialmente las redes sociales.

Porque  la sensación generalizada es que Lenin Moreno y sus aliados neoliberales, además de agravar la situación nacional, buscaron extirpar el socialismo del siglo veintiuno. El pueblo le responde al mandatario con el ocho por ciento de aceptación, frente al 67%  cuando inició el período, cobijado por la revolución ciudadana de la cual formó parte durante una década.

Así el contexto electoral se anuncia reñido, sembrado de ataques, acusaciones, desprestigios hacia el contrincante, antes que programas y soluciones para los problemas del país. Ojalá no contagie a los votantes sino al contrario les exija mayor responsabilidad en las urnas, donde está la última palabra. Ellas reflejarán la potencialidad del correísmo dentro de la tendencia de izquierda. Tanto más que la derecha está fortalecida con el apoyo socialcristiano a Guillermo Laso.

Yaku Pérez también tiene posibilidades aunque el movimiento indígenas al cual representa, se muestra fraccionado entre la Conaie que agrupa a este sector ciudadano y Pachakútik  su brazo político.

Podría repetirse entonces ese vaivén ideológico-programático, que venimos observando entre los regímenes latinoamericanos: Cuba, Venezuela, México, Argentina, Bolivia. Bajo el influjo de dos potencias mundiales, Rusia y China que estos últimos veinte años han desplazado la hegemonía estadounidense. (O)