El Gran Mariscal  I

CON SABOR A MORALEJA Bridget Gibbs Andrade

451

OPINIÓN|

Según el portal de investigación Milhojas, en julio del 2013, se realizó el lanzamiento del Ecoparque Productivo Girón. El 4 de agosto de ese mismo año, en Nueva York, en un acto ajustado a los deseos políticos y ególatras del ex prefecto Paúl Carrasco, la comunidad de migrantes lo embanderó como el “Gran Mariscal” en el desfile de la Ecuatorianidad. Este acto hubiera sido uno más, sino fuera por el peculiar financiamiento obtenido de un valor que la Prefectura entregó a una empresa de comunicaciones que promocionaba el Ecoparque industrial del cual, hasta esa fecha, no habían colocado la primera piedra, siendo marzo del 2011, el mes en que la Prefectura convocó por concurso público a los estudios de factibilidad del Centro Ecoproductivo Girón, por un monto de USD 999.000.

Cuando presentó el proyecto, Carrasco anunció que la obra generaría USD 440 millones anuales y 18 mil empleos en un cantón que no supera los 13 mil habitantes. Siete años después de firmado el primer contrato para dicho estudio, se habían pagado tres millones de dólares, se suscribieron seis contratos más y el parque industrial nunca se construyó. Las empresas públicas GPA Tours, Agroazuay, Asfaltar y Lactjubones, proyectos impulsados por el “Gran Mariscal”, reflejaban cifras en rojo hasta el día en que terminó su gestión al frente de la Prefectura.

GPA Tours se encargaba de organizar eventos como la Cumbre Hambre Cero en la que todos los asistentes lucieron “bien comidos”, el Festival de Cine La Orquídea y Garísima Music. De acuerdo a un informe de Contraloría, esta empresa debía generar recursos propios a través de eventos privados y publicidad; sin embargo, fue utilizada para galas de la Prefectura, ocasionando pérdidas.

Agroazuay fue legalmente constituida en el 2011. Sus programas se enfocaban en el sector rural de la provincia y su modelo de gratuidad insostenible, provocó pérdidas a la empresa. En la Superintendencia de Compañías, se registró la entrega de balances hasta el 2016, con una particularidad: los balances del 2011 al 2013 se entregaron en el 2015; los del 2014, en el 2017; y los del 2015 y 2016, en marzo del 2019. En el 2014, exhibió un patrimonio de USD 102.459 y pérdidas por USD 178.000. Para el 2016, como última información disponible, las pérdidas sumaban USD 150.000.

Continuamos… (O)