Confianza ciudadana

468

EDITORIAL|

La sociedad humana es y ha sido cambiante en todos los tiempos en sus múltiples dimensiones, con las variaciones de las diversas culturas que existen en nuestro planeta. Con alta frecuencia estos cambios suelen ser positivos en cuanto contribuyen a mejorar las condiciones de vida y hacer frente a los problemas con mayor facilidad. Pero también ha habido cambios negativos con amenazas de daño altas, a las que los conglomerados humanos han tenido que adaptarse para superarlos, modificando pautas de conducta y costumbres, consideradas por algunos inamovibles. La capacidad de adaptación es parte de nuestra naturaleza social, lo que ha posibilitado el progreso, superando novedades perjudiciales.

En el caso de la pandemia, estas modificaciones restrictivas han sido severas, con fuerte impacto en los ordenamiento social y económico en los países afectados. La amenaza ha sido más larga de lo previsto y aún no se vislumbra una superación real, lo que ha forzado a una serie de cambios en los usos sociales y hábitos ciudadanos, con las consecuentes molestias individuales y alteraciones colectivas. Bien están las medidas que los entes gubernativos han impuesto usando su poder de control, pero, en buena medida, es importante la aceptación ciudadana en un nivel tal que pueda generar confianza en la superación de la crisis, la misma que en alto porcentaje ha sido positiva, sin que falten casos excepcionales de incumplimiento y, ocasionalmente, protestas públicas sobre las medidas como la de usar mascarillas.

En nuestro país, ha terminado el tiempo para mantener el estado de excepción y las medidas restrictivas en alto grado han pasado a los gobiernos seccionales. La terminación de la excepción puede generar la creencia de que se ha retornado a la “normalidad” total, pero son indispensables restricciones para evitar el daño mayor de intensificación de la contaminación.  Tiene enorme importancia la cooperación ciudadana para incorporar a su conducta los cambios lo que da mucho peso a la confiabilidad ciudadana.