Felipe Moon, una revelación ecuatoriana para tiempos de distanciamiento

1120
Fotografía sin fecha cedida por la productora Rebeleon, de Universal Music, del cantante ecuatoriano Felipe Moon. EFE

Con los ojos puestos en la luna, Felipe Moon, un joven cantante y compositor ecuatoriano se ha convertido en la nueva promesa de la música pop de su país tras estrenar el sencillo «Contigo Amor», bajo el sello Rebeleon, de Universal Music.

Se trata de una edulcorada canción compuesta en tiempos de pandemia, un rayo de esperanza para las personas que no pueden estar juntas y en la que su fina voz es el principal hilo conductor.

Aunque en su cédula figura su apellido Toledo, Felipe quiso escoger la referencia a la luna (Moon, en inglés) en su nombre artístico como homenaje a su progenitora.

NOMBRE ARTÍSTICO DE INSPIRACIÓN

«Significa ese simbolismo de tenerla a mi mamá conmigo, a ella le encantaba la luna, así la tengo para siempre conmigo, aunque físicamente ya no esté», explicó en una entrevista a Efe el cantante quiteño de 26 años.

Aunque su madre nunca supo que su hijo se decantaría por el camino de la música, Felipe recuerda que en una ocasión, por el Día de la Madre, le escribió y dedicó una de sus primeras canciones.

Su pasión por la música le viene de pequeño, cuando a los once años pidió a un amigo que le enseñara a tocar la guitarra a cambio de cincuenta centavos de dólar por sesión, incluso si eso significaba saltarse el almuerzo durante la jornada escolar.

Este joven artista, que ha etiquetado a sus seguidores como «mooners», hoy toca el piano, la batería, el bajo y el ukelele, aunque ha sido su voz de tiple la que ha despertado del interés de la productora internacional.

Se graduó en Negocios Internacionales por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y se declara «independiente» y apasionado por la música y los negocios.

«Cuando me gradúo se me enciende un chip y digo vaya, la industria de la música va muy de la mano con los negocios. Y (me) digo, aquí se me unieron mis dos pasiones, vamos por ese camino», comentó.

Entonces tenía un repertorio de versiones en inglés y español que interpretaba para el público local, pero aún no había dado el salto.

En su recorrido por darse a conocer asegura que llegó a tocar más de una veintena de puertas hasta toparse en 2018 con el productor musical Santiago Borja, que decidió apostar por él.

Tras un año y medio de trabajo enviaron una maqueta a Sebastián Krys, director gerente de Rebeleon Entertainment y ganador de una docena de Grammy Latinos, quien expresó su interés.

Luego de seis reuniones de tanteo, la discográfica aceptó el proyecto que llevó a la firma de un contrato hace aproximadamente mes y medio, y al lanzamiento este mes de su primer sencillo de estilo «muy popero» en diferentes plataformas.

«CONTIGO AMOR» Y LA CONEXIÓN MÁGICA

«Contigo Amor» nace del sentimiento de extrañar a alguien, de «esa conexión mágica» que produce el contemplar la luna y pensar que otra persona la está viendo al mismo tiempo.

«En varias ocasiones tú le dices a la persona que anhelas: ‘nos vamos a ver pronto, mira la luna’. es un mensaje de esperanza de que pronto nos reuniremos», aclaro el artista.

La mezcla del tema se realizó en un estudio en Los Ángeles (EE.UU.), mientras que la masterización se completó en Chile.

La letra fue escrita por el mismo Felipe, junto a la compositora colombiana Ximena Muñoz, ganadora de un Grammy Latino, y la ayuda de Santiago Borja.

Felipe se define devoto de la cantante estadounidense Billie Eilish, especialmente de su tema «Bellyache», cuyo estilo fresco le ha inspirado en sus canciones.

«Cuando la escuché por primera vez estaba atravesando un momento muy triste en mi vida, fue hermoso cómo me ayudó a salir adelante, ese momento me di cuenta de que yo también quería transmitir ese mensaje con mi música», explicó.

Y es que este joven ecuatoriano sueña alto y aspira a poder realizar algún día colaboraciones con artistas a los que admira como Camilo, Halsey y Marqués.

Sus canciones guardan «cosas escondidas» de la vida y de lo sentido a través del tiempo, comentó el artista quien también disfruta de ponerse «en los zapatos de otros».

Precisamente, uno de los indicadores que tiene para saber si un tema vale la pena es el sentimiento que le provoca: «Si no lloro es porque tal vez no va a pasar al siguiente proceso, porque tengo que sentir que esas canciones me llegan y son reales», dijo.

Llegar a la luna implica para Felipe poder representar a Ecuador en entregas de premios como los MTV Video Music Awards, cuyos galardones son esculturas de un astronauta en la luna.

Avisa que pronto vendrán nuevos singles y que el «álbum va porque va», aunque con cierta cautela considera que eso supondrá, quizá emulando la célebre frase de Neil Amstrong, «un paso enorme para mi carrera musical». EFE