«Chocosophie» empezó como un emprendimiento

Cumpliendo toda la normativa vigente, ahora se convirtieron en una micro empresa familiar

628
Actualmente este artículo gastronómico se vende en el Cemuart. Cortesía

Una pareja de esposos trabaja con el chocolate 


Los esposos Edwin Pillco y Leydi Yaruquí hace nueve años crearon el emprendimiento “Chocosophie”, producción de chocolate y, adicionalmente, realizan con la materia prima diseños corporativos.

Entre sus creaciones tienen, también, La Catedral de Cuenca, La Cruz de El Vado, entre otros dedicados al segmento turístico.

Pillco, de 34 años, con formación en ingeniería industrial, recuerda que empezaron como artesanos y luego de obtener el Registro Sanitario y cumplir las normativas hoy se ubican como una pequeña industria.

Su caso es original, dice, pues con su preparación en matricería mecánica en donde hacía moldes, bastándose en ingeniería mecánica, hoy lo aplica a la rama de chocolate.

La participación en ferias ha sido uno de los pilares fundamentales 

Un pariente, que produce cacao, le comenzó a entregar la materia prima y, con su esposa, dan diversas formas al chocolate, hacen las dosificaciones y cada vez “he ido aprendiendo poco a poco el tema gastronómico”, comenta.

Empezó vendiendo en ferias a nivel local y nacional, en las fiestas de Cuenca, también de Santo Domingo, Guayaquil, Quito, Ambato, Riobamba, Machala y otras ciudades.

Con el paso del tiempo lograron ubicarse en una tienda en el Cemuart, en la calle General Torres, en donde venden su producción, no dirigida únicamente a turistas, sino al público en general.

También han gestionado para posicionar su chocolate en tiendas artesanales y minimarket.  El nombre de su empresa es por su hija Sofía.  Él se encarga de la distribución, ventas y contactos y su esposa de la producción y coordinación.

Actualmente la materia prima la traen desde Naranjal, trabajan con una asociación de productores.  (I)