El país calienta motores para las presidenciales con récord de precandidatos

1497
Palacio de Carondelet, en Quito. Foto Quito Tradicional

El país ha cerrado la fase de aceptación de precandidaturas de cara a los comicios de 2021 con la inédita cifra de 16 interesados en la Presidencia, y tres bloques que encabezan el centro-derechista Guillermo Lasso, el correísta Andrés Arauz y el indigenista Yaku Pérez.

Aunque 16 precandidatos para la Presidencia, electos en primarias, llegaron al Consejo Nacional Electoral (CNE) para aceptar su designación, uno de ellos no tiene aún asentada la de su compañero de fórmula.

Se trata del expresidente Rafael Correa (2007-2017), quien en una transmisión telemática, en vivo, desde Bélgica dijo aceptar su precandidatura a la Vicepresidencia, al mismo tiempo en que su hermana y representante legal intentaba registrar el proceso en las oficinas del CNE.

El CNE no aceptó el trámite de forma telemática, pues según una enmienda de 2012 debe hacerse de forma «personalísima», pero el correísmo interpreta que ello no necesariamente implica que deba hacerse «de cuerpo presente».

La presidenta del CNE, Diana Atamaint, señaló que, a partir del 18 de septiembre hasta el 7 de octubre, se inscribirán las candidaturas que hayan cumplido todos los requisitos.

«Cuando lleguemos a la etapa de inscripción de candidaturas, las Juntas Provinciales Electorales y, en este caso, el pleno del CNE, verifica el cumplimiento de los requisitos de todos los precandidatos«, entre ellos si aceptaron esa designación de forma «presencial» y si no están impedidos legalmente, enumeró.

Si alguno no está habilitado, la ley ampara a la agrupación política para que busque otro en 48 horas para inscribirlo, aclaró.

A más de los inconvenientes en el CNE, Correa tiene la mirada puesta en la decisión que revelará mañana un tribunal de casación sobre el caso «Sobornos 2012-2016», que involucra a una veintena de personas, él entre ellos.

Correa fue condenado este año en primera y segunda instancias a ocho años de prisión y la inhabilitación política del mismo número de años, tras haber sido declarado culpable del delito de cohecho.

POCOS CON OPCIONES REALES

Pese a esa situación, el analista político Santiago Basabe considera que, con o sin Correa en la papeleta, el binomio correista, liderado por Arauz, es de los más fuertes con miras a los comicios del 7 de febrero próximo, al igual que el del candidato presidencial por la centroderecha, Guillermo Lasso.

Asimismo, ve abierta la posibilidad de alianzas (aunque pocas) y de que algún precandidato desista de terciar en la contienda.

«Aceptaron precandidaturas, pero luego, a fin de este mes, tienen que aceptar formalmente la candidatura, entonces, puede ser que algunos no acepten la candidatura formal, como parece ser el caso» del ministro de Cultura, Juan Fernando Velasco, dijo Basabe a Efe.

Una reducción del número de candidaturas evitaría una mayor dispersión del voto en la contienda, en la que ve la figura de Pérez en un tercer lugar, pero muy por debajo de Lasso y el correísmo.

El analista presume que Lasso está buscando en este momento alianzas en un intento por ganar en primera vuelta: «No es fácil, pero no es imposible tampoco«, opina.

Sobre las dos tendencias fuertes que ve al momento, Basabe comenta que la encabezada por Lasso es de centroderecha conservadora, mientras que a la ligada al correísmo la señala como «una nueva izquierda, pero conservadora en cuanto a valores».

«Las dos candidaturas con opciones son conservadoras en cuanto a valores, no son aperturistas en término de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, por ejemplo, ni al tema de las parejas del mismo sexo. En eso Correa y Lasso son muy parecidos», pero difieren en su visión de la economía y de las relaciones internacionales, anotó.

UNA SOLA PRECANDIDATA

Basabe se lamenta de que sólo haya una precandidata presidencial, (Ximena Peña, por el oficialista movimiento Alianza País) pero no le sorprende pues «ésta es una sociedad absolutamente machista y excluyente con las mujeres».

A las mujeres «sí les interesa participar, pero no les dan espacios. Si el dueño del partido es hombre, les pone a los panas (amigos)», anotó.

Gloria Escobar, máster en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana de México, dijo a Efe que la sociedad ecuatoriana no está todavía «en el nivel de pensamiento crítico» de abrirse a una nueva posibilidad «de construir una política diferente».

«Nos falta todavía mucho como Ecuador para hacer un reconocimiento consciente de lo que implica el vivir desde una equidad y, sobre todo, desde la igualdad de derecho«, aseveró. EFE