Las galerías de arte de Cuenca están desapareciendo

2294

Parece un sábado por la tarde: los carros en las calles son pocos; la gente, con mascarilla, camina deprisa, y la mayoría de tiendas están cerradas. Sin embargo, no es fin de semana. Es un día ordinario, un día en que los artistas, que estaban en los alrededores del convento de las Conceptas, acostumbraban a ver a los turistas y cuencanos en sus galerías.

Si no fuera por los pitidos de los buses y los vehículos particulares, en las calles Presidente Córdova, Juan Jaramillo, Presidente Borrero y Hermano Miguel primara el silencio que ha dejado la pandemia.

En otros tiempos que hoy parecen lejanos había una mezcla de sonidos, y entre estos estaban las voces de pintores, escultores, de los vendedores de artesanías y objetos de colección. En la manzana en donde se levanta el museo y monasterio de las Conceptas se había caracterizado por ser un lugar en el que se podía adquirir un sinnúmero de productos artísticos.

Y, sin embargo, todo ello ha sido reemplazado por letreros que rezan se arrienda”, los cuales posan en las puertas cerradas con candado.

En los lugares en donde antes estaban las galerías, hoy hay varios letreros en las puertas. AWM

«Ha habido varias crisis con las que el arte se ha visto afectado. Siempre vamos al final de la cola, incluso de los trabajos informales, pero estos momentos son los peores para los artistas porque la gente está subsistiendo con los elementos de primera necesidad. Los objetos artísticos quedaron relegados», dice Roberto Bravo, mientras lija una cerámica.

Él es propietario de laGalería y Taller de Arte Bravo”, ubicado en la calle Hermano Miguel. Recuerda que había siete espacios más que estaban cerca de su tienda, en los cuales se vendían pinturas, artesanías, sombreros y adornos.

Pero el confinamiento y el distanciamiento obligó a los comerciantes a cerrarlos. Y lo que a principios de año se veía un sinfín de opciones, ahora, Bravo solo mantiene las puertas abiertas, aun cuando no es rentable, aun cuando no hay un solo turista que pase por allí.

Roberto Bravo no había vivido una crisis como la que se ha presentado por la pandemia. AWM

“Hablé con quienes me arriendan y me entendieron y me bajaron el arriendo a la mitad, y a veces ni eso se puede pagar, pero yo sigo aquí. En mi casa no hago nada. Yo quiero trabajar aquí y seguir”, dice.

Esperanza

A unos cuantos metros, en la calle Presidente Córdova, está la Galería Latina Dassonvalle. Allí se exponen y venden pinturas, y además se marcan cuadros. El chileno Fernando Iglesias es el tercer propietario de ese espacio que volvió a funcionar hace unas cuantas semanas.

La galería ya había tenido problemas con las manifestaciones de octubre de 2019. Los gases lacrimógenos, los reclamos y las piedras obligaron a que Iglesias la cerrara. No obstante, ello no duró muchos días, y con el paso de las semanas, el negocio fue recobrando esa vitalidad que le permitía mantener a su familia.

Fernando Iglesias analiza si mantener su galería abierta. AWM

Con la llegada de la pandemia,empero, el espacio, que era visitado por gente extranjera, volvió a cerrarse, y esta vez la situación fue muy compleja.

“Por esta época teníamos a mucho europeo que se llevaba pinturas. Ahora vendemos dos o tres pinturas al mes. Es muy poco. Son pinturas pequeñas”, dice Iglesias, quien analiza si continuar con el negocio o buscar otra alternativa en el extranjero.

En ese análisis está la esperanza. Tanto Roberto Bravo como Fernando Iglesias, si han mantenido sus galerías es porque han sabido motivarse. Cada mañana se levantan con un reto: seguir con el trabajo que los ha acompañado.

Por supuesto que tienen miedo, pero además de querer contar con un medio para vivir, no quieren ser las dos únicas galerías disponibles en la zona.

“Si no tuviera esperanza yo no estaría aquí. El arte es algo que no pasa de moda, es como los libros, que pensamos que van a ser reemplazados por los digitales, pero no es así, el arte está allí. Siempre va a haber gente que quiera tener una pintura. No es para todo el mundo, pero hay gente que quiere”, dice Iglesias. (AWM)-(I)