Muere Kurt Heimbach de Witte, industrial y empresario alemán, su legado

Construyó el centro comercial y supermercado El Vergel de antaño, y otras edificaciones; centró sus inversiones, además, en haciendas ganaderas y de cárnicos

3506
Uno de los instantes más preciados de su vida, rodeado de sus seres queridos. Foto del Archivo Familiar Heimbach de Witte-Guerrero

Industrial alemán radicado en Cuenca desde 1938


La charcutería está de luto, el negocio de los embutidos perdió a uno de sus fuertes impulsores, Kurt Heimbach de Witte, el representante de Industria de Alimentos La Europea, hoy una empresa que genera 700 puestos de empleo.

En su rol de empresario, en su despacho en el año 2019. Foto Cortesía de la CIPEM.

Aquejado por una metástasis, falleció a los 88 años de edad este martes 25 de agosto en Cuenca, la ciudad que acogió a sus padres Max y Margarita Heimbach, quienes pisaron suelo ecuatoriano en 1938 luego de abandonar la Alemania nazi de ese entonces, liderada por Adolf Hitler.

Max y Margarita fueron judíos, y el Partido Nacionalsocialista (NSDAP) del “Führer” era antisemita (hostilidad hacia los judíos).  En aquel régimen muchos alemanes se vieron obligados a abandonar su tierra natal y refugiarse en diferentes países del mundo.

Eso les pasó a Max, Margarita y su hijo Kurt, de seis años de edad, llegaron al Ecuador huyendo del holocausto.  Desembarcaron en Salinas y el estado ecuatoriano de ese entonces, como uno de los requisitos, les exigía a los judíos que entraban al país realizar tareas agrícolas.

Así lo hicieron y paulatinamente Max se enfocó a labores de hacienda y Margarita incursionó en la industria cárnica, dando inicio a lo que hoy es La Europea.

Alfredo Ramírez, asesor legal de la familia Heimbach y de sus empresas desde hace 38 años, lamenta la partida de Kurt, así lo llamaba, no fue su cliente, sino su amigo.  Es que Kurt se dejaba querer “era buena persona, no tenía maldad en él”.

Narra que en 1982, Kurt junto a Modesto Casajuana, Leonardo Polo y otros empresarios  empezó la construcción del centro comercial El Vergel y del primer supermercado y comisariato (del mismo nombre) que hubo en Cuenca. Kurt fue el primer gerente de ese supermercado.

Más adelante hubo la proposición del Grupo Wright de adquirir el supermercado y los socios aceptaron venderlo, en ese entonces pasó a ser supermercado La Favorita S.A, lo que hoy es la Corporación Favorita.

Paralelamente, Kurt Heimbach estaba cerca de La Europea y precisamente por su producción de alimentos y cárnicos empezó a adquirir haciendas para hacerlas ganaderas y proveerle a esta empresa de cárnicos y leche.

La empresa antes estaba ubicada en la avenida Doce de Abril, redondel José Peralta (edificaciones Paseo del Puente), que también hizo Heimbach.  Al fallecimiento de su madre, pasó La Europea a la casa adjunta, los condominios Rosenthal, en la avenida Solano, otra obra de él.

Ahí estuvo durante varios años hasta cuando ya quedó pequeño el espacio, entonces Heimbach adquirió la actual nave del Parque Industrial de Cuenca.

 

Una vida familiar desde siempre, su prioridad

En su vida personal, Kurt Heimbach conoció en Cuenca a su esposa Beatriz Guerrero, con quien procrearon tres hijos: Max, Johnny y Freddy Heimbach Guerrero.  Tienen nueve nietos.

Max está al frente de La Europea, Johnny se encarga de toda la comercialización y Freddy, con formación en manejo de granjas ecológicas en Israel, administra las haciendas ganaderas que su padre adquirió.

Las fincas en Tutupali, Tarqui, Santa Lucrecia, El Durazno, etcétera.  Y en El Triunfo una granja porcina.

En un encuentro familiar con algunos de sus nietos. Tuvo nueve en total. Foto del Archivo Familiar Heimbach de Witte-Guerrero.

Reacciones del sector industrial

Roberto Maldonado, expresidente de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca (CIPEM), quien personalmente conoció a Kurt, lamenta su partida porque “indiscutiblemente fue el pionero en la industria de alimentos en el Azuay…pero su principal legado: intachable industrial y buen ser humano”.

Para el director ejecutivo de la Cámara, Andrés Robalino, lo más importante “fue las relaciones que estableció con sus empleados y su forma de trabajar, lo que le ayudó a transformar su empresa en una de las principales industrias de alimentos a nivel nacional”.

Hoy sus hijos, menciona Robalino, están  en el proceso de fortalecer ese legado y continuar porque la fábrica La Europea “es parte del desarrollo productivo de la región,  recordemos que esta industria ayudó a que Cuenca sea la ciudad per cápita industrial más importante del país”. (I)

DATOS

  • Kurt Heimbach nació el 8 de enero de 1932 en Alemania.
  • Presidió la CIPEM de 1976 a 1977.
  • Recibió las dos preseas institucionales de este gremio.
  • La Cámara de Comercio lo reconoció como uno de los más importantes empresarios a nivel local y nacional.

ENTREVISTA

Johnny Heimbach Guerrero, hijo de Kurt Heimbach de Witte, narra su vivencia y su visión del padre industrial, empresario y amigo:

¿Qué sucedió con don Kurt?

Mi papá lamentablemente tuvo un problema de unos melanomas que le aparecieron hace dos meses atrás, entonces veníamos luchando con ese tema un tiempo…no fue fácil lo que vivimos estos dos últimos meses, peor estos últimos 15 días; pero, son sentimientos encontramos porque hay dolor pero sabemos que al mismo tiempo él está descansando, a Dios gracias la carita que él puso: se fue en paz.

¿Ustedes incluso se enfocaron en lo biomolecular?

Sí.  Fue una metástasis que tuvo en todo el cuerpo, empezó desde el cuello y fue hacia el cerebro, pulmones y todo.  De la metástasis los índices de probabilidad eran muy bajos, luchábamos por el 1%…no había mucho que hacer, no había probabilidades…hicimos hasta intentos biomoleculares y tanta cosa por ayudarle, pero era muy complicado lo de mi papá … hicimos lo imposible por ese 1%.

¿Ahora el apoyo de todos se dirige a su señora madre?

Sí.  Mamita está golpeada, 63 años de vida juntos, es un legado, mi papá socialmente nunca fue una persona de mucha actividad pública y lo único que tenía era a su esposa, hijos y nietos, siempre vivió en ese medio, incluso amigos íntimos él nunca tuvo…tenía su carácter su forma de ser vivió una infancia muy difícil vino escapando de una guerra, entonces siempre vivía un trauma interno y, por suerte, ese trauma siempre lo manejó y más bien lo que hizo fue servir  y dejar un legado de honestidad.

¿Escapó de persecución judía en Alemania?

Escapó del holocausto y la persecución judía, mi abuelo Max de los ocho hermanos que tuvo, los siete murieron en campos de concentración y mi abuelo logró salir.  Luego de eso, sus parientes que lograron salir migraron a algún lugar del planeta.  A la larga, mi padre llegó a conocer solo a dos primos uno de Israel y otro de Estados Unidos (EE.UU.) que hicieron contacto, el resto nunca.

¿Después que sus padres desembarcaron en Salinas, cómo lograron venir a Cuenca?

Gracias a una colonia judía que se asentó en Cuenca, liderada por Humberto Polo, quien estudió en Alemania.  Él les acogió a los pocos judíos que llegaron de uno en uno…muchos fallecieron de pena…mis abuelos lograron salir adelante.

Ellos sabían lo que era el trabajo diario y disciplinado, ya que en Alemania así lo hicieron en un pequeño pueblo agrícola en donde vivían, en donde se dedicaban sobre todo a la ganadería.

¿Kurt Heimbach de Witte también incursionó en los bienes raíces?

Sí, el hizo el edificio Paseo del Puente en la bajada de Todos Santos, condominios Rosenthal, supermercados El Vergel, dio vida a locales en el Centro Histórico de Cuenca, la Plaza Europa en el redondel del Estadio y sobre todo la parte agrícola…él invertía en todo lado, siempre trabajó mucho y ante algún problema él se encargaba de todo, solo nos decía:  mujer, hijos tengo un problema pero les anticipo que la solución ya está tomada.

¿Su padre siempre defendió el judaísmo, no solo en aquella Alemania, sino en Ecuador?

El luchó por su religión, el jamás negó su religión, en su vida, inclusive viniendo al Ecuador tuvo algunos momentos en su vida porque Cuenca era una ciudad difícil “curuchupa” y todo, entonces, el nunca negó lo que era, siempre fue un hombre de principios y valores.

Por eso, a su muerte, con orgullo hicimos una ceremonia judía en Cuenca, vinieron rabinos de Quito y Guayaquil, mi padre toda la vida nos ha inculcado la religión y la vimos con respeto, las leyes judías son bastante estrictas.  Los tres hijos somos cuencanos, cuencanos…harto mote, zhumir y machica.  (I)


LEA TAMBIÉNhttps://ww2.elmercurio.com.ec/2020/08/25/el-industrial-kurt-heimbach-fallece-en-cuenca-a-los-88-anos/