El Instituto del Azuay y el INPC restauran tres altares de la iglesia de San Sebastián

1090
Los estudiantes del Instituto del Azuay fueron parte de los trabajos de restauración. XCA

Tres altares de la iglesia de San Sebastián fueron restaurados tras el trabajo en conjunto entre un equipo académico del Instituto Tecnológico Superior del Azuay y del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC).

La restauración fue considerada exitosa porque además de los equipos participó un grupo de estudiantes de la carrera de Procesamiento Industrial de la Madera del Instituto del Azuay, quienes recibieron capacitaciones para ser parte de la intervención que empezó a principios de este año.

A finales de 2019, el INPC llegó a un acuerdo para que un profesional en restauraciones de bienes patrimoniales capacite a los estudiantes del Instituto del Azuay. Fue entonces que empezaron las intervenciones.

Los altares fueron limpiados para remover las capas de pintura. Después fueron traslados hasta el laboratorio de procesamiento de madera que tiene el Instituto del Azuay para realizar una última intervención.

Cada uno de los pasos que se cumplieron para la restauración fueron fotografiados, con el objetivo de llevar un control del proceso.

“Se dio capacitaciones sobre la intervención de bienes patrimoniales. Quisimos que los estudiantes se involucren, que conozcan de las características del patrimonio, y que sepan cómo se trata a estos bienes”, explicó el director de la zona 6 del INPC, Patricio Zamora.

Si bien los altares son contemporáneos, la participación de los estudiantes es un paso hacia un proyecto más grande que prepara el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural: la creación de una carrera en la que se forme a profesionales para que realicen remodelaciones.

Desde el año pasado se ha pensado en ello debido a que en el país no hay una formación relacionada con las intervenciones en el patrimonio material del Ecuador. Ante ello, se ha hecho una propuesta para contar con una carrera tecnológica en la que se priorice el trabajo práctico.

“Se está construyendo una carrera en patrimonio que permita formar profesionales que no encuentran hoy en día en el mercado. Queremos que se dote del conocimiento, que se dote de la técnica para trabajar sobre elementos patrimoniales con una técnica adecuada”, agregó Zamora.

Concluida la restauración de los altares, habrá una segunda fase de intervención en otros sitios de la ciudad, en la que se espera contar con la participación de estudiantes. (AWM)-(I)