Nuevo año lectivo

635

EDITORIAL|

Se anuncia para el próximo mes el inicio del nuevo año lectivo en los tres niveles en la sierra y la región amazónica con una importante variación de circunstancias. En el mes de marzo la pandemia mundial del covit-19 obligó medidas como el aislamiento evitando cualquier agrupación, lo que afectó a la tradicional forma de docencia en aulas. Se recurrió a la alternativa de la manera virtual, considerando que este sistema de comunicación se había difundido notablemente, sin que haya experiencia suficiente para la educación formal. Entre suspender en forma total el proceso educativo u optar por este medio era la segunda la mejor opción.

No conocemos ningún país del mundo en el que con anterioridad se haya aplicado masivamente este sistema educativo, considerado un medio de gran importancia para facilitar los estudios. Se creyó que esta medida sería temporal y que en próximo período se retornaría a la normalidad, pero la incierta presencia de este virus y el no haber encontrado un medio para combatirlo con eficacia, ha hecho que deba prolongarse en el nuevo sin que haya certeza sobre la superación del problema de salud. En todo caso se ha encontrado que para la educación formal hay una alternativa que, con las incertidumbres del caso, es una opción aceptable.

Es evidente que no estábamos preparados para la introducción repentina y masiva de este cambio y que la informática era un sistema auxiliar de importancia. Lo real es que, ante la imposibilidad de salir adelante, se ha convertido en principal. Es claro que esta área tecnológica se expande con más intensidad en el mundo y se pensaba, con algún nivel de acierto, que en el futuro los sistemas de trabajo cambiarían con fuerza, como está ocurriendo con la comercialización. Hay que aceptarlo como un reto para reorganizar el sistema dentro de esta coyuntura, tanto en los hábitos de los profesores como de los alumnos. No cabe el pesimismo, aceptemos el cambio con una visión optimista.