La mortalidad en Ecuador se incrementó en un 72 % de enero a julio

1499
Imagen de archivo de abril de 2020 de tumbas en el cementerio Angela María Canales al sur de Guayaquil. EFE/Marcos Pin

Jacky Beltrán | 

Entre el 1 de enero y el 15 de julio del 2020 en Ecuador se han registrado más de 27.027 fallecimientos sobre el promedio esperado para el mismo periodo, lo que significa un incremento del 72,2% (p-score), según el primer informe sobre la Situación epidemiológica de la COVID-19 y exceso de mortalidad en el país, elaborado por los cuencanos Andrea Gómez y Daniel Orellana.

Con datos de las defunciones del Registro Civil, el análisis muestra que el exceso de mortalidad en casi todas las provincias del país varía desde un incremento del 7.1% al 138% (p-score). Galápagos y Loja no han mostrado un exceso de mortalidad hasta el momento.

Fuente Andrea Gómez

Las provincias con un exceso mayor al 50% son Santa Elena, Guayas, El Oro, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos. Azuay tiene un exceso del 10%.

En el análisis por cantones, 173 de los 221 que hay en Ecuador presentan exceso de mortalidad sobre el promedio esperado.

Letalidad

Ecuador no solo supera significativamente el número de muertes esperadas en este primer semestre, sino que también es el tercer país con la mayor tasa de letalidad en América por coronavirus con un 7,2 %. En el continente la tasa es 4 %, mientras a nivel mundial se ha observado una letalidad del 3.5 %, detalla el informe publicado con el respaldo de la Universidad de Chile, donde Gómez estudia un Doctorado en Salud Pública.

La situación es crítica en Cuenca: pasó de 683 casos positivos de COVID-19 en la última semana de mayo cuando empezó el semáforo amarillo a 3.430, de acuerdo al reporte de este 13 de agosto.

La tasa de letalidad es la proporción de muertes por una determinada enfermedad en comparación al número total de personas diagnosticadas. Este indicador varía según el número de test realizados e informados, la capacidad de atención hospitalaria, el número de camas de hospitalización y camas UCI, el número de profesionales de salud capacitados para la atención, entre otros factores.

La alta letalidad en Ecuador contrasta con el hecho de que no existe un incremento en la capacidad diagnóstica de la COVID-19. Además el Gobierno aún no ha informado los resultados de más de 206.000 pruebas PCR.

 

La mayoría de provincias tiene una letalidad sobre el 3,5 %, el referente internacional.  Santa Elena, Chimborazo, Manabí, Los Ríos, Guayas, Cotopaxi y Tungurahua muestran una letalidad mayor a la nacional (7,2 %).

La provincia de Santa Elena muestra una letalidad 3.8 veces más que la nacional. Las provincias con una letalidad menor al 3,5 %, al 31 de julio, son Carchi, Pastaza, Loja, Orellana, Azuay, Galápagos y Morona Santiago.

Aunque el análisis refiere que, con excepción de Galápagos, estas provincias han mostrado un gran incremento de casos en julio y lo que va de agosto. Por ejemplo, Cuenca se encuentra en una situación crítica: pasó de 683 casos positivos de COVID-19 en la última semana de mayo (cuando empezó el semáforo amarillo) a 3.430, de acuerdo al reporte de este 13 de agosto.

Las Unidades de Cuidados Intensivos de hospitales públicos y privados están saturadas y, aunque se ha ampliado la capacidad, las casas de salud están a tope.  El número de muertes en Azuay también aumentó de forma significativa. El 30 de junio registraba 50 fallecidos y un mes después el Ministerio de Salud reportó 145.

El exceso de defunciones durante este 2020 se basa en los datos publicados por el Registro Civil durante el año. Gómez analizó las mismas variables de los años 2017, 2018 y 2019. La visualización interactiva completa de este informe, elaborada por Daniel Orellana, se puede encontrar en esta plataforma.

Jacky Beltrán / El Mercurio Web