Arresto domiciliario para Abdalá Bucaram, acusado de delincuencia organizada

1093
Fotografía de archivo del 15 de junio de 2017 que muestra al expresidente del país Abdalá Bucaram durante una entrevista con Efe, en la Ciudad de Panamá (Panamá). Bucaram fue detenido en la madrugada de este miércoles en relación a un caso de presunta delincuencia organizada, informaron fuentes oficiales. EFE/Alejandro Bolívar

Redacción El Mercurio Web | 

Luego de la audiencia de formulación de cargos llevada a cabo durante la madrugada de este jueves 13 de agosto de 2020, una Jueza dispuso arresto domiciliario para Abdalá Bucaram Ortiz, una medida sustitutiva a la prisión preventiva dictada bajo el argumento de que el expresidente de la República es mayor de 65 años.

Bucaram, acusado de delincuencia organizada y de 68 años de edad, fue arrestado la madrugada de este miércoles 12 de agosto de 2020 en su casa, en Guayaquil, en el curso de un fuerte operativo ejecutado por la Policía Nacional y que levantó críticas en la opinión pública por la vulneración de la intimidad de Bucaram y de su esposa dado que la intervención fue grabada y transmitida por la televisora Teleamazonas y más tarde el video difundido en redes sociales.

Más allá de que el fundador del PRE no es para nada querido en el país, diversas voces del periodismo y de la ciudadanía han calificado de «show mediático» a las innecesarias formas empleadas por el Gobierno para capturar a Bucaram, a quien todos vieron en ropa interior, con el torso descubierto, y a su esposa en medio de la angustia y la vergüenza tratando de cubrirse con una frazada.



Mientras, de acuerdo al comunicado de Fiscalía, los tres funcionarios de la Agencia Metropolitana de Tránsito de Quito, Klever Stalin A. H., Jhony Samuel O. T. y Leandro Germán B. R., recibieron prisión preventiva.

Fiscalía ha iniciado una instrucción fiscal de 90 días a Bucaram y a los tres funcionarios de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) pues, subraya el comunicado, “habrían conformado un grupo estructurado para planificar actividades delictivas entre noviembre de 2019 y agosto de 2020 en Quito y Guayaquil.”

“Una de estas fue la obtención de beneficios económicos, varios de ellos en el contexto de la comercialización de pruebas para Covid-19 y de mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria”, indica el boletín de prensa.

La delincuencia organizada que se investiga y que involucra a Bucaram supuestamente derivó en  “una serie de delitos que se están investigando como enriquecimiento privado no justificado, estafa, uso doloso de documento público, evasión tributaria, incluso, presuntamente, delitos contra la vida”.



En la audiencia de formulación de cargos llevada a cabo en la Unidad de Flagrancia en Quito y conectada vía telemática con Guayaquil, Fiscalía presentó más de 30 elementos de convicción, como los “informes del SRI, de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) y la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa); seguimientos y vigilancias; la denuncia de un presunto afectado; versiones de agentes investigadores; pericias forenses-informáticas de la información obtenida de fuentes abiertas; el parte informativo de la investigación; reportes bancarios, entre otros.

La investigación empezó en mayo de este 2020 por el presunto vínculo de Bucaram y los tres agentes de la AMT con los israelitas capturados en Santa Elena, uno de los cuales fue asesinado la madrugada del pasado sábado en la Penitenciaria del Litoral, en Guayaquil, a pocas horas de dar su versión sobre el caso.