Barcelona y Nápoles buscarán este sábado el pasaje a los cuartos de final de la Liga de Campeones

902
Luis Suárez, delantero del Barcelona. EFE Archivo

El Nápoles visitará este sábado al Barcelona decidido a sellar una hazaña, contra un equipo que no pierde en casa en Europa desde 2013, y a avanzar por primera vez en su historia a los cuartos de final de la Liga de Campeones, después de que los octavos de final hayan representado su máximo logro en la competición. El partido se jugará a las 14:00, hora de Ecuador.

El 1-1 de la ida, disputada en febrero en el San Paolo, obliga al equipo entrenado por Gennaro Gattuso a marcar en el Camp Nou para tener opciones de meterse en cuartos, después de caer en octavos en sus dos anteriores experiencias, contra el Chelsea en 2012 y el Real Madrid en 2017.

El Nápoles, que luce en su palmarés una Copa UEFA, ganada con el argentino Diego Armando Maradona en 1989, disputó su primer octavo de final con Walter Mazzarri en el banquillo y un equipo liderado por el uruguayo Edinson Cavani, el argentino Ezequiel Lavezzi y el eslovaco Marek Hamsik.

En el curso 2011-2012, el Nápoles se regaló una noche mágica en la ida del san Paolo, en la que se impuso por 3-1, tras recibir un gol inicial del español Juan Mata, con doblete de Lavezzi y gol de Cavani.

Sin embargo, en Stamford Bridge el Chelsea dio la vuelta al marcador y eliminó al equipo italiano tras imponerse 4-1 en la prórroga, con diana decisiva del serbio Branislav Ivanovic.

Volvió a intentarlo el Nápoles en 2017, cuando Maurizio Sarri era el entrenador. El tridente, en ese caso, era el mismo que ostenta actualmente, formado por Lorenzo Insigne (seria duda para el Camp Nou por una lesión muscular), el belga Dries Mertens y el español José Callejón.

Su rival fue el Real Madrid del técnico francés Zinedine Zidane, vigente campeón de Europa y que ese año se coronaría en Cardiff contra el Juventus Turín con la segunda de sus tres Copas de Europa consecutivas.

El Madrid triunfó 3-1 en el Santiago Bernabéu y revalidó esa victoria en el San Paolo, pese a que Mertens adelantara momentáneamente al Nápoles y encendiera las esperanzas de la afición local.

Y es que el balance del Nápoles contra los equipos españoles es negativo, con cuatro victorias en quince precedentes, con cinco empates y seis derrotas.

Además, el cuadro sureño ha sido eliminado en las últimas cuatro eliminatorias contra clubes de la Liga. Su última alegría se remonta a la Copa UEFA de 1992-1993, cuando doblegó al Valencia con un contundente 5-1 en Mestalla y un 1-0 en el San Paolo.

De allí, se rindió dos veces contra el Villareal, ambas en la Liga Europa, en 2011, al perder en el entonces Madrigal por 2-1 tras el 0-0 de la ida y en 2016, con derrota en San Paolo tras el empate de la ida.

También cayó contra el Athletic Club en la fase previa de la Liga de Campeones, al caer 3-1 en San Mamés tras el 1-1 del San Paolo, antes del mencionado revés ante el Real Madrid en 2017. EFE