Hizbulá niega relación con el almacén que explotó en puerto de Beirut

594
Trabajadores libaneses de los servicios de Protección Civil buscan supervivientes y cuerpos de fallecidos entre los escombros tres días después de las explosión que tuvo lugar en las inmediaciones del puerto de Beirut. El ministro de Sanidad libanés anunció que al menos 154 personas fallecieron y más de 5000 han resultado heridas tras la explosión que devastó la zona portuaria de la capital libanesa.EFE//WAEL HAMZEH

El secretario general del partido libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, negó hoy tajantemente que su formación tenga nada que ver con el almacén del puerto de Beirut que contenía 2.750 toneladas de nitrato de amonio y que estalló el pasado martes causando la muerte de 154 personas y lesiones a unas 5.000.

En un discurso emitido por la televisión Nasralá negó «completa, tajante y categóricamente que Hizbolá tenga nada en el puerto: ni almacén de armas, ni misiles, ni fusiles, ni bombas, ni nitratos en absoluto”.

“Ni ahora ni en el pasado, nunca», enfatizó el dirigente, que agregó que, de todos modos, los resultados de la investigación demostrarán que algo así «no se puede esconder».

Nasralá hizo este anuncio después de que medios de comunicación libaneses y árabes indicaran, de forma que considero “injusta”, que el contenido del almacén que estalló el martes pertenecía al grupo chií proiraní.

«Algunos medios locales y árabes a través de las redes sociales oficiales, y también a través de declaraciones de sus responsables (…) y aún con el incendio en el puerto (…) han salido trazando de antemano el relato de que la explosión en el almacén en el puerto de Beirut era un depósito de misiles de Hizbulá«, criticó Nasralá.

Ante estos señalamientos, aseguró que «es una acusación nula» y que su partido no tiene control del puerto de Beirut «ni sabe lo que ahí».

«No sé si esto es libertad de expresión, esto hay que hablarlo», agregó.

El pasado martes, una gran explosión se produjo en un almacén con casi 2.750 toneladas de nitratos de amonio en el puerto de Beirut y dejó más de 150 muertos, unos 5.000 heridos, un número indeterminado de desaparecidos y entre 200.000 y 250.000 personas sin casa. EFE