50 hoteles formales abiertos, de 235 en el Azuay

Pandemia impacta al negocio hotelero del Azuay, registra ocupación máximo del 4%

1156
De 120 a ocho huéspedes diarios, hoy registra el Four Points By Sheraton Cuenca. XCA

Otras instalaciones cerraron en modo “pausa”


De los 235 hoteles, hostales y hosterías formales registrados en el Azuay, hoy solo 50 están funcionando, los demás han cerrado sus puertas, pero no definitivamente sino hicieron una “pausa”.

El presidente de la Asociación Hotelera del Azuay, Juan Pablo Vanegas, explica que los hoteles abiertos son realmente los más grandes, mientras que los medianos son en varios casos empresas familiares y en otros son emprendimientos en casas coloniales.

Pero la situación es crítica, dice, porque ese cierre de operaciones y el arreglo con el personal fue obligatorio debido a las circunstancias.  Los dueños de esos hoteles esperan a ver qué pasará con el asunto pandemia, mientras tanto ya no pueden sostener el negocio “muchos están endeudados, no pueden pagar servicios básicos…”.

Vanegas hace un llamado al Gobierno para que “se condonen patentes, IVA cero y se tenga mayor preocupación en el asunto de la informalidad hotelera.


LEA TAMBIÉN:https://ww2.elmercurio.com.ec/2019/03/11/industria-hotelera-tambalea/


La realidad de cada hotel es diferente, pero el común denominador es la baja ocupación actual

Esta situación la confirma Oswaldo Vanegas, gerente del Kuna Hotel, una empresa familiar creada hace ocho años que ahora no tiene ningún huésped turista, solo se mantiene con una pequeña cantidad de clientes corporativos.

Esto los obligó a reducir el 25% de su personal.  “Hemos decidido aún no cerrar las puertas, todavía estamos abiertos pero no se qué tiempo podamos aguantar”, manifiesta.

Esto no ocurre con hoteles cobijados con una cadena.  Ana María Delgado, gerente del Oro Verde Cuenca, aunque informa que más del 80% de sus habitaciones están sin ser utilizadas, al ser parte de la cadena Oro Verde les da la fortaleza de no cerrar puertas.

Sin embargo, advierte que asuntos como horarios restringidos, placa vehicular, el tema del Covid-19 cada vez desfavorecen al negocio.

Esta realidad les afecta a sus gastos directos, pero están dando prioridad al pago de sus 50 trabajadores, a quienes les redujeron la jornada laboral y, en consecuencia, los sueldos.

Este hotel se logra mantener, por ahora, debido a su servicio de alimentos y bebidas, tienen un restaurante y delicatessen “que son los que están sosteniendo la operación y finanzas en estos meses”.

Otro grande hotelero que también se mantiene por ahora es el Four Points By Sheraton, pero sus planes de invertir en obras como la insonorización de algunas áreas, mejoras en el parqueadero, ampliación de bar y más se suspendieron.

Ese dinero “estamos ahora utilizando para mantenimiento operativo, tenemos solo 27 empleados y funcionarios, el hotel está con ocho huéspedes diarios promedio de los 120 que teníamos, es un impacto grande”, declara el representante del hotel, Henry Eljuri.

Están con pérdidas mensuales, ya que indica que una instalación de esta dimensión requiere una fuerte inversión en mantenimiento, servicio, alimentación, calderos, sistema de luces, etcétera.

Tal es la situación del Sheraton Cuenca que Eljuri expresa “tenemos una proyección de supervivencia con el dinero que tenemos más o menos hasta mayo de 2021, si la liquidez se acaba creo que sería mucho más grave, ahí tendríamos que aumentar capital, cosa que no creo que estaríamos en una decisión inmediata de hacerlo, tal vez a futuro…a veces hay que invertir poco para no perder todo”.


LEA TAMBIÉN:https://ww2.elmercurio.com.ec/2019/11/12/empresario-automotriz-revela-golpe-en-ventas/


Optimismo, proyectos paralelos, esperanza en el futuro tienen algunos empresarios hoteleros

Hoteles como el Valgus, creado hace cinco años, son optimistas, tienen la esperanza de que la economía se reactivará tal vez en noviembre/diciembre de este año.  Su representante, Beda Zimermann, aspira que ello ocurra para poder cubrir al menos los gastos y llegar al punto de equilibrio.

Por ahora en este hotel están trabajando con “lo más indispensable, controlando y optimizando cada centavo que se gasta”.

También optimista y propositiva está Daniela Cando, gerente general del TRYP by Wyndham (conocido como Zahir), indica que han generado proyectos paralelos, productos y servicios que “de una u otra forma nos dan un soporte”.

Ella le apuesta a la innovación, a través de la cual han conseguido formar alianzas. En todo caso exhorta “las políticas públicas no ayudan a que el hotelero pueda seguir luchando”.  (I)

 


LEA TAMBIÉNhttps://ww2.elmercurio.com.ec/2018/09/12/cuenca-el-mercurio-hoteles-alojamiento-huespedes-descanso-selina-sheraton-don-quijote-oro-verde/

https://ww2.elmercurio.com.ec/2018/05/08/gerente-hotelero-se-refiere-a-situacion-actual/