Fanáticos de Aucas y América cumplen con protocolos para que vuelva el fútbol

955
AME6464. QUITO (ECUADOR), 05/08/2020.- Vista aérea del Estadio Gonzalo Pozo Ripalda, propiedad de la Sociedad Deportiva Aucas, mientras disputa un partido simulacro este miércoles contra América, en Quito (Ecuador). Los fanáticos de Aucas y de América, de Quito, frenaron este miércoles sus ansias por alentar a sus ídolos desde los exteriores del estadio, previo y durante el partido "simulacro" que disputaron bajo el control del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en procura de reactivar el fútbol. EFE/José Jácome

Los fanáticos de Aucas y de América, de Quito, frenaron este miércoles sus ansias por alentar a sus ídolos desde los exteriores del estadio, previo y durante el partido «simulacro» que disputaron bajo el control del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en procura de reactivar el fútbol.

«Tenemos reportes preliminares (de) que el comportamiento de las seguidores de Aucas ha sido bueno, han respetado las disposiciones de bioseguridad, no se acercaron al estadio y no se agruparon en los sitios de reuniones donde siguen las incidencias de los partidos», resaltó a Efe Juan Carlos Sánchez, jefe de prensa de Aucas.

Tras cuatro meses de haberse suspendido el torneo por la expansión de la pandemia del coronavirus en Ecuador, hoy volvió el fútbol al sur de la capital ecuatoriana, con el amistoso entre «el papá Aucas» y América o «el cuadro cebollita», como también les dicen a los equipos.

Esto en medio de estrictas medidas de bioseguridad, dentro y fuera del estadio «Gonzalo Pozo», de propiedad del Aucas.

Sin la presencia de aficionados, tampoco de los periodistas en los interiores del estadio, el control interno de bioseguridad fue para los jugadores, cuerpo técnico, colaboradores y hasta de las autoridades de control.

Los fanáticos de uno y de otro equipo se quedaron en casa a la espera de la transmisión del encuentro ofrecida por la administración de Aucas, a través de las redes sociales, pero a pocos minutos del encuentro, el técnico del equipo, el argentino Darío Tempesta, prohibió dicha transmisión.

Sin necesidad del control policial los exteriores del estadio lucieron sin la presencia de los fanáticos, las puertas de ingreso del «Gonzalo Pozo» estuvieron cerradas herméticamente, por lo que bastó el control de las autoridades de la Liga Pro y del COE.

La capital ecuatoriana es una de las ciudades con más contagios de COVID-19, al momento, por lo que las autoridades sanitarias y de control guardan estrictas medidas para evitar nuevos contagios.

Los directivos de los clubes, los de la Liga Pro y muchos los aficionados piden la reactivación urgente del campeonato ecuatoriano de fútbol, pues es la primera ocasión que sufre un parón tan prolongado, lo que ha ocasionado una profunda crisis económica.

Si bien, la fecha propuesta para la reactivación del torneo es el 15 de agosto, el COE aseguró que «dependerá del comportamiento de la pandemia en los próximos días». EFE