Manuel Sanhouse Jr: Quiero hacer un nombre en Ecuador

El joven portero venezolano que se sumó al equipo de Aviced FC sigue los pasos de su padre.

757
Manuel Sanhouse Jr., seleccionado venezolano, se incorporó este año a Aviced Fútbol Club. Cortesía

El guardameta Manuel Sanhouse Jr., seleccionado venezolano, se incorporó este año a Aviced Fútbol Club, equipo que debutará en el Torneo Provincial de Segunda Categoría, organizado por la Asociación de Fútbol del Azuay (AFA).

El ágil y alto futbolista salió por primera vez de su país de origen en busca de cumplir su sueño: ser uno de los mejores arqueros como lo fue su padre. Sus reacciones, en la siguiente entrevista:

¿Cómo llegas a Aviced y cuáles son tus objetivos con el equipo?

Llegué a Aviced gracias a un empresario conocido de mi papá. Por ahí vieron mi currículo y unos vídeos, y gracias a Dios se dio la oportunidad de vincularme al plantel.

Mis aspiraciones con el equipo son grandes, principalmente ascender a primera división y clasificar a Copa Ecuador.

Me motivó mucho venir a Cuenca porque el Club tiene un proyecto muy importante con dirigentes muy serios.

Llegué a Aviced con contrato hasta final del Torneo en principio. Después nos sentaremos a conversar con los dirigentes, obviamente también dependerá de mi rendimiento. Si me quedo, pues contento y feliz con el equipo.

¿Cuándo arribaste a Cuenca y cuáles fueron tus primeras impresiones de la ciudad?

Llevo en Cuenca alrededor de un mes. De verdad me he sentido muy cómodo, me han tratado muy bien, estoy muy agradecido.

¿Existe presión por igualar o quizás superar las actuaciones de tu padre?

Sí, pero solamente cuando inicié a jugar porque la gente siempre estuvo a la expectativa de lo que pudiera hacer. Sin embargo, creo que hemos manejado esa presión y más bien la he sabido utilizar a mi favor.

Mi objetivo es hacer cosas importantes como mi papá y por qué no tratar de superarlas.

¿Qué consejos principalmente recibes de tu padre?

Es un gran padre, un ejemplo a seguir como persona y futbolista. Siempre me dice que antes de ser un buen futbolista hay que ser una buena persona. Eso siempre lo tengo en cuenta.

Ya en el ámbito futbolístico tuve la dicha de tenerlo como preparador de arqueros en el Táchira, y vaya que me ha enseñado muchas cosas que me faltaban. Hoy en día, aprovechando la tecnología, le envío los trabajos y él me corrige para seguir creciendo cada día. Me da muchos consejos que los tomó de la mejor manera y apoya en todo lo que hago.

¿A los cuántos años inicias a jugar como arquero?

Desde que tengo uso de razón he ido al estadio para ver jugar a mi papá y lo acompañaba a los entrenamientos…Creo que llevo la pasión por el fútbol en la sangre.

Cuando era pequeño siempre quise seguir sus pasos. A los cinco años empecé a atajar en una escuela de fútbol.

¿Qué objetivos tienes a largo plazo?

Voy paso a paso, escalón por escalón, siempre con mucha humildad y con la ayuda de Dios. Primero quiero hacer un nombre en Ecuador, en un país donde no había venido y nadie me conocía, y después dar el gran salto a Europa como es el sueño de todo jugador.

¿Qué conoces del fútbol ecuatoriano?

Antes de venir a Ecuador me informé un poco. Conocí más a fondo cuando estuve entrenando cerca de dos semanas con la Universidad Católica (Quito). Con respecto a Venezuela, existen algunas diferencias, como el trato que dan a los jugadores y cuerpo técnico, obviamente todo se refleja la situación país. Acá (en Cuenca), es bastante bueno.

De Segunda Categoría no conocía mucho, pero en estos días me pude dar cuenta que el fútbol en esta división es más de contacto y roce.

Tienes compañeros de mucha experiencia que jugarán contigo, como Jaime Iván Kaviedes, ¿qué concepto tienes de ellos?

Es una experiencia muy bonita. Ese tipo de jugadores como Jaime Iván (Kaviedes) y (Christian) ‘Corcho’ Cordero, nos sirven de mucho a los jóvenes porque aprendemos mucho de ellos.

¿Cuál es tu trayectoria?

Actualmente tengo 20 años. Pude jugar en las selecciones nacionales de Venezuela: Sub 15, 17, Absoluta. Jugué los dos Sudamericanos.

En la categoría Sub 20 estuve en todo el proceso, pero una lesión al final del proceso, no permitió que vaya al Campeonato Sudamericano.

Me formé en el Táchira, en donde pasé por todas las divisiones, pude quedar campeón nacional sub 18. Luego me prestaron a Trujillano Fútbol Club, un equipo que también juega en primera división de Venezuela, con el objetivo de agarrar más experiencia. En ese club jugué cerca de 20 partidos, lo que me sirvió de mucho aprendizaje.

¿A parte de tu padre, admiras a otros guardametas?

En Venezuela también admiro mucho a Renny Vega, así como a José Contreras, a quien afortunadamente en Táchira tuve como compañero, además sigo mucho al mejor arquero que hoy en día tiene Venezuela como es Wuilker Faríñez.

¿Cómo te defines bajo los tres palos?

Soy un arquero alto. Mido 1, 85 metros, lo que me ayuda mucho en mi posición. Pienso que mi mejor cualidad es el juego con los pies y el juego aéreo.

Tengo bastante reacción y soy muy técnico, porque en Venezuela desde chiquito trabajas mucho en este concepto. (JMB) (D)