Perú busca asegurar el acceso a la vacuna y los expertos alertan del incremento del COVID-19

784
Pacientes son atendidos en las afueras de la zona de emergencia del Hospital Honorio Delgado debido a la falta de espacio, el 21 de julio de 2020, en Arequipa (Perú). EFE/Jorge Esquivel

El Gobierno de Perú busca «intensificar acciones» para asegurar su acceso a la próxima vacuna contra el SARS-CoV-2, mientras que expertos alertan que el país, actualmente el séptimo en el mundo y tercero en Latinoamérica con más casos, está afrontando un incremento de la enfermedad.

«Es momento de multiplicar acciones que nos permitan acceder a la vacuna contra la COVID-19», declaró este jueves la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, durante la inauguración de una cátedra virtual sobre la «realidad» de la vacuna en su país.

Mazzetti informó que los equipos técnicos del Ministerio de Salud (Minsa) ya trabajan en un Plan Nacional de Vacunación para determinar a los primeros grupos que serán inmunizados contra el coronavirus, en una estrategia que buscará ser lo más «eficiente posible», según dijo.

Por su parte, la exministra de Salud Patricia García aseguró que el impacto de la COVID-19 «está en subida» en su país y consideró que es necesario extender el estado de emergencia nacional para enfrentar a la epidemia.

SEGUIMIENTO A LA VACUNA

Mazzetti sostuvo que Perú está siguiendo el avance de los distintos proyectos de vacuna que se preparan en el mundo y destacó que las universidades e instituciones de investigación «son las que más unen esfuerzos, pese a que ello representa muchos desafíos científicos y técnicos».

Agregó que representantes del Minsa participan en la comisión de coordinación y articulación de acciones para tener la vacuna cuando esté disponible, ya que la inmunización permitirá prevenir más daños y evitar la mortalidad causada por la enfermedad.

La ministra reiteró que acceder a la vacuna es un «objetivo nacional» y que esta será declarada un «bien público», tal como aseguró este 28 de julio el presidente peruano, Martín Vizcarra.

ALERTA POR SUBIDA DE CASOS

La voz de alerta la dio la exministra García, quien enfatizó que la epidemia en el país «no ha acabado, al contrario» y dijo que aunque la autoridades no hablan de un «rebrote», sino de «un repunte», es innegable que la enfermedad «está en subida».

«Ponle el nombre que quieras, pero estamos en subida (en) el numero de casos, de los fallecidos y, sobre todo, estamos llegando al punto crítico en que nuestras capacidades sanitarias ya no dan más», indicó en el Canal N de televisión.

García, asesora del Minsa, sostuvo que «es posible» que en Perú se necesite «retroceder en algunas acciones» que se han tomado desde el fin de la cuarentena nacional, que el Gobierno levantó el pasado 1 de julio.

«No tengo la menor duda de que se debe prorrogar el estado de emergencia», enfatizó antes de decir que cree que «se van a seguir tomando las decisiones en el día a día» y que algunas de ellas serán de manera «focalizada, incluso en Lima».

REUNIÓN DEL EJECUTIVO

En este escenario, el presidente Vizcarra se reunió con el Consejo de Ministros para analizar la situación de la crisis sanitaria y trabajar en la presentación que hará el próximo 3 de agosto el nuevo Gabinete de ministros, que preside Pedro Cateriano, ante el Congreso.

Tras esa reunión, la ministra Mazzetti admitió que en su país se tienen «cifras que fluctúan y tienden a ir hacia arriba», aunque remarcó que «en muchos lugares (del mundo) ha habido un incremento brusco de las cifras» de nuevos contagiados.

Agregó que en Perú también se está «viendo que las camas de cuidados intensivos están quedando con poco margen» y aseguró que las demoras que se presentan para publicar la información oficial sobre la epidemia se deben a los ajustes que se están haciendo.

Las últimas cifras diarias de la situación de la COVID-19 en Perú, ofrecidas este miércoles con datos del martes, indicaron que el país ya había sobrepasado los 400.000 casos detectados y se acercaba a los 19.000 decesos, mientras que los casos activos superaban los 100.000.

Poco antes, Mazzetti había señalado que desde que se detectó el primer caso en el país, el pasado 6 de marzo, se calcula que han fallecido unas 43.000 personas por la COVID-19.

La ministra consideró que esa diferencia con las cifras oficiales, que sólo toman en cuenta los decesos de personas con un diagnóstico positivo, se podrá establecer cuando se evalúe cada caso, aunque este jueves añadió que «en todos los países del mundo siempre queda un número de casos que no se puede aclarar».

Las autoridades de Perú ya reajustaron durante la semana pasada la cifra oficial de decesos, al sumar 3.688 fallecidos que no habían sido contabilizados, y adelantaron que se investigan otras 22.000 muertes para determinar si están vinculadas con el coronavirus.

El Minsa también informó el último domingo que un Estudio de Prevalencia realizado en Lima y el Callao determinó que el 25,3 % de los habitantes de la capital peruana, unas 2,7 millones de personas, se habrían contagiado de la COVID-19.