La arquitectura como libro histórico

Paúl Vázquez ha recorrido la ciudad en su bicicleta para capturarla en fotos

1161
Paul Vázquez. El Mercurio

Andrés Mazza

Paul Vázquez es un arquitecto que en los últimos meses se ha dedicado a fotografiar la ciudad, especialmente las puertas de las casas que guardan la historia de quienes la habitaron.

 

¿Cuál es su percepción de la arquitectura de Cuenca y sus estilos?

Cuando pude explorar la ciudad de Cuenca, ya con los ojos y con la mirada de un arquitecto me pude dar cuenta que hay mucho valor. No necesariamente por los estilos sino porque se ha convertido en un libro histórico que nos muestra cómo ha ido evolucionando la ciudad. Hay parte que es patrimonio y que resaltamos, pero hay otros lugares que resaltan tienen ciertos episodios arquitectónicos importantes.

¿Por ejemplo?

Los ingenieros, antes que los arquitectos, empezaron a usar el hormigón armado, por ejemplo. Tienes un lenguaje mucho más racionalista que también es importante. En la parte republicana también está su estructura simple y sus aleros tienen madera, y en el resto de la ciudad hay otros episodios de la arquitectura más contemporánea en donde vemos villas con sus jardínes. Muchas ellas con arquitectura que viene de Alemania y Estados Unidos.

¿Y en la actualidad?

Hay muchos colegas que han hecho un excelente trabajo y que tienen algunas obras que destacan materiales vernáculos. Yo creo que Cuenca es una manifestación histórica, que a través de su cultura se puede leer el desarrollo de la sociedad como tal. Y eso es muy rescatable.

¿Cuál sería la reflexión sobre nuestro patrimonio y lo contemporáneo?

En general, en el mundo, la humanidad se ha ido adaptando. A diferencia de otras especies, las casas no solo son un espacio para guarecerse sino las embellecemos. En Cuenca tenemos la ventaja sobre otras ciudades porque conservamos de una u otra manera bien el patrimonio, pero también hay cosas negativas. Necesitamos ordenanzas determinantes en ciertos lugares. Necesitamos inspectores que estén capacitados sobre las diferentes corrientes arquitectónicas para que aporten con su criterio, y no solo guiarse estrictamente a lo que dice un manual.

¿Cómo se le ocurrió tomar las fotografías de las puertas de la ciudad?

Siempre he sido un apasionado por la arquitectura y por los detalles. A mí particularmente me han apasionado las formas, los colores. Y he estado atento a ellos. Me gusta ir a los mercados por los colores de las frutas. Estuve en el campo y tengo planificado hacer un material relacionado al arte religioso. Otro sobre los espacios públicos y sobre las sillas y bancas.