Semáforo rojo no es una opción por ahora en Cuenca

Por el momento la ciudad se mantendrá en amarillo y las autoridades apelan a la conciencia ciudadana.

7121
El irrespeto al distanciamiento social es una de las conductas que se espera combatir desde el COE. PSR

Regresar al confinamiento es contraproducente de momento, por lo que disponer el semáforo rojo en Cuenca no es una opción para el Comité de Operaciones de emergencia (COE) cantonal.

De acuerdo con la docente, epidemióloga, salubrista y médica Andrea Gómez Ayora, las cuarentenas sirven para potenciar el sistema de salud y concientizar a la ciudadanía sobre los riesgos de la enfermedad.

“Sin estos factores es un tiempo perdido” afirma la especialista.

La coordinación zonal 6 de Salud suspendió temporalmente su vocería, por lo que la información sobre la pandemia a nivel local se reducirá a las cifras diarias y a los anuncios que se tengan desde Quito, lo que limita la información a la ciudadanía.

Por otra parte, previo a esta decisión, el coordinador Julio Molina indicó que todos los respiradores entregados por el Gobierno Nacional a Cuenca están casi listos para funcionar

Con esto que se llega a una capacidad de 51 camas UCI, mientras los pacientes crónicos sumaron ayer 54.

El Gobernador de la provincia, Xavier Martínez, advirtió que los hospitales públicos de Cuenca están llegando de a poco a la capacidad máxima de instalación de camas UCI.

La cifra de muertes se ha incrementado en los últimos días, según cifras del Ministerio de Salud. PSR

Esto debido a que su funcionamiento requiere de instalaciones, espacio físico y equipos médicos con los que de momento no se cuenta en la ciudad.

Por estas razones, ampliar la capacidad médica no es la solución más viable.

Gómez Ayora indica que es necesario reducir la movilidad en Cuenca como medida de prevención.

Esta decisión debe ir acompañada de un fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica, la capacidad diagnóstica, y la aplicación de pruebas PCR para aislar a los pacientes positivos y frenar los contagios.

 

El alcalde, Pedro Palacios, espera que la ampliación del toque de queda contribuya a reducir los contagios en la ciudad, aunque aclara que los resultados de dicha decisión se verificarán en al menos 15 días.

Palacios explicó que las cifras del COE cantonal dan cuenta de que, entre la mañana y tarde, el 10 % de personas en espacios públicos no usan mascarilla, cifra que se eleva al 25 % pasadas las 21:00.

Por otra parte, la evasión del distanciamiento social pasa del 30 % al 60 % en la noche, lo que incrementa el riesgo de contagio.

Con las medidas que incluyen la prohibición de reuniones, se espera poner un freno al incremento de pacientes, que por primera vez desde el inicio de la pandemia superó los 300 contagios semanales, llegando a 322 nuevos casos en 7 días.

No es la única cifra que alarma ya que la brecha entre contagiados y recuperados se ha duplicado en un mes.

En tanto, la cifra de fallecidos dentro de los hospitales pasó de 1 muerte cada 2 días, a 2 decesos cada 24 horas, esto según las cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública (MSP). (JMM) (I)