Parroquias preocupadas por el destino de los infocentros

Aseguran no tener recursos para financiar el programa

1635
El infocentro de la parroquia San Martín de Puzhío del cantón Chordeleg también sirve como punto de encuentro de sus habitantes. Cortesía

Las juntas parroquiales de la provincia del Azuay están preocupadas por el destino de los infocentros. Manifiestan que si el Ministerio de Telecomunicaciones (MINTEL) deja de financiar el proyecto podría desaparecer, así, afectando a quienes, especialmente viven en las zonas rurales y carecen de acceso a Internet.

Los infocentros se crearon en el gobierno anterior en convenios con las juntas parroquiales, como espacios de participación y encuentros en los que se garantiza el acceso a las tecnologías de la información y comunicación, contribuyendo a la reducción de la brecha digital.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador (Conagopare) filial Azuay, a nivel de la provincia existen 52 infocentros y un megainfocentro, de los cuales, 46 se ubican en las parroquias.

Para, Jannet Garzón, presidenta del Conagopare Azuay, el gobierno pretende que las juntas parroquiales administren totalmente los infocentros, es decir que “cancelemos el mantenimiento de las máquinas, sueldo de facilitadores y servicio de Internet, pero los presupuestos que manejamos como juntas son demasiados reducidos”.

La representante parroquial indicó que se conoce que el gobierno hasta julio tendría recursos para mantener los infocentros a nivel nacional, ya que en agosto se daría el cierre o que las juntas parroquiales se hagan cargo a través de un convenio. “Necesitaríamos alrededor de 15 mil dólares anuales para administrar estos espacios”.

Garzón enfatizó que se niegan a esta situación, y más bien, piden a las autoridades nacionales que repotencialicen los infocentros. “El MINTEL tiene que cumplir con esa función que la viene trabajando desde hace algún tiempo, sin engrosarla a las juntas parroquiales”.

Como alternativas solicitan mesas de trabajo para que se conozca la realidad de cada uno de los territorios. Citó que existen infocentros en el Azuay, cuyos equipos ya cumplieron con su vida útil y requieren de un cambio.

Necesidad

Según, Jonathan Quiñonez, presidente de la Junta Parroquial de San Juan, del cantón Gualaceo, ha transcurrido cerca de seis meses de que el infocentro de su parroquia está cerrado por la falta de un facilitador, lo que afecta a las familias, especialmente de escasos recursos que no tienen para acceder a Internet.

Quiñonez dijo que el gobierno debe seguir apoyando este programa, más aún que, la educación se limitará a lo digital ante la emergencia sanitaria del COVID-19.

De su lado, Sandro Castro, presidente de la Junta Parroquial de Principal, del cantón Chordeleg, comentó que el funcionamiento de los infocentros es una necesidad social, especialmente para los niños y adolescentes de la parroquia. (BPR)-(I)

Bermeo: “No llega aún ningún decreto oficial”

Ante esto, Teresa Bermeo, jefa Política del cantón Cuenca, aseguró que a la Gobernación del Azuay no llega aún ningún decreto oficial para que desde el próximo mes, las juntas parroquiales administren los infocentros.

Bermeo recordó que el gobierno anunció la posibilidad del cierre de los infocentros en los primeros meses del año, de allí, salieron propuestas ciudadanas como que estos espacios pasen a las juntas parroquiales.

“Todavía no podemos decir a la ciudadanía lo que va a suceder, sino tenemos el documento legal que abalice que las juntas asuman esta responsabilidad”, comentó.

Finalizó expresando que debido a la emergencia sanitaria del COVID-19 se suspendieron las actividades en los infocentros por precautelar la salud de las personas. Manifestó que desde los primeros días de junio se retomaron las labores, pero de forma progresiva en los infocentros del Azuay. (I)