La marihuana es considerada como una droga social entre los jóvenes cuencanos

4226
Marijuana buds with marijuana joints and Cannabis oil

“Es fácil conseguir, si usted quiere en un bar o discoteca, se acerca a la persona que está en la barra y le dan consiguiendo, caso contrario un amigo siempre tiene un amigo que sabe a quién comprar”, dijeron sobre la marihuana en los grupos focales que organizó el Consejo de Seguridad Ciudadana (CSC) para realizar la Segunda Encuesta sobre el Consumo de Alcohol y Tabaco.

Pero, según los entrevistados que viven en la zona urbana, no solo en los centros nocturnos es posible conseguir droga. También está el centro de Cuenca, los sitios aledaños a los centros comerciales y a los colegios “grandes”.

Mientras que para los adolescentes y jóvenes que tienen su domicilio en las zonas rurales, las drogas se consiguen en la terminal terrestre, en la Feria Libre, en el parque de la Madre y en las escalinatas.

Lo que se mencionó en los grupos focales fue sustancial para elaborar la encuesta, sin embargo, no fue fácil. Se establecieron estrategias para poder conversar, principalmente, con los adolescentes y jóvenes, quienes en un principio no se sinceran sobre el consumo de alcohol, drogas y tabaco.

Para el director del CSC, Fernando Carpio, uno de los temas que más llama la atención de los resultados de la encuesta ꟷque fue publicada el 15 de julioꟷ es la normalización del uso de la marihuana.

“El consumo de drogas lo ven como algo normal. Y en todos los grupos (entrevistados) reconocen que la marihuana es una droga aceptada. Ellos consideran que se puede acceder fácilmente. Todos ellos saben que el consumo genera una alta dependencia, y aun así la consumen”, explicó Carpio a diario El Mercurio.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas son otro problema social, y según la encuesta, su consumo, en las zonas urbanas, se debe a las reuniones entre amigos y la influencia de ellos. Mientras que las áreas rurales, tomar alcohol está relacionado con las fiestas y compromisos que se llevan a cabo.

Para Jorge Mera, coordinador del Observatorio del Consejo de Seguridad Ciudadana, hay que ver los datos como una relación de causa y efecto, y preguntarse qué hay detrás del consumo y cómo este infiere en la sociedad.

“Para qué nosotros recabamos estos datos, pues para proveer a los gestores de salud pública, en este caso a través del Consejo Cantonal de Salud y el Ministerio de Salud Pública, para que se controle el consumo, en exceso sobre todo de este tipo de drogas como es el alcohol y el tabaco”, explicó Jorge Mera.

Cifras de sucesos

La encuesta no fue el único documento que compartió el CSC. Además de ello, se publicó el Boletín Cuenca en Cifras 2019. Este contiene docenas de datos relacionados con las muertes violentas, accidentes de tránsito, violencia intrafamiliar y sexual, y robos en la ciudad.

Quienes elaboraron el boletín agregaron mapas con las llamadas “zonas calientes”, con las que se identificaron los lugares en donde más sucesos se han registrado. Por ejemplo, el año pasado, Turi fue la parroquia rural en donde más se registró delitos contra la vida (cuatro), mientras que en Machangara, parroquia urbana, se registraron cinco delitos.

En el boletín también se da en cuenta el alza de los porcentajes de los robos a personas. En el 2019 aumentó en un 12% ese tipo delitos en comparación con el 2018, por lo que se determinó que, por cada 100 000 habitantes del cantón, 144 fueron víctimas de robo.

Otro de los datos que contiene el boletín es el robo de vehículos. Pero este dato tiene muchos más detalles que responden a las preguntas: ¿qué tipo de vehículos son los más robados? ¿Qué color de vehículo prefieren los delincuentes? ¿Cuáles son los sitios en donde más ocurren los robos?

En Cuenca, el 49% de los vehículos robados en el 2019 fueron motocicletas, mientras que la marca de carros más robada fue la Chevrolet.

Por otro lado, en donde más se concentraron los robos y hurtos a vehículos fueron en las zonas aledañas a la escuela Carlos Crespi, ubicada en las calles Pio Bravo y Tarqui.

Delitos sexuales

En el boletín consta los datos de violencia sexual que fueron denunciados el año pasado. En comparación con los años 2016, 2017 y 2018, en el 2019 ha habido un aumento de casos. En total se registraron 725 denuncias por violencia sexual.

De ese registro, el 92% de delitos sexuales se perpetraron contra mujeres, y de ese porcentaje, el 46% tenía entre 13 y 17 años. De los datos registrados en el boletín, la gran parte de los casos se cometieron en domicilios, y a estos les siguen los centros educativos.

Acceso a la información

Para el director del CSC es necesario que se tome en consideración los datos que han sido publicados, tanto en la encuesta sobre drogas como en el boletín, ya que las instituciones pueden usarlos para generar nuevas políticas que ayuden a cambiar los comportamientos sociales.

“Estos documentos deben servir de referencia… Son datos tan importantes que pueden visualizar en donde está la conflictividad. Cómo migra la delincuencia a otros sectores. A esto queremos llegar de que todas las instituciones se pasen el documento con datos fidedignos”, dijo Carpio.

Por lo pronto, ONU Mujeres ya ha accedido a los trabajos sobre violencia intrafamiliar que ha elaborado el Consejo de Seguridad Ciudadana, lo que es importante para la institución pública porque la información tiene el objetivo de poner en evidencia los problemas que se registran en la sociedad cuencana. (AWM)-(I)