El uso de dióxido de cloro puede agravar síntomas de COVID

2327
El dióxido de cloro es promocionado en tiendas naturistas y consultorios de medicina alternativa. PSR

“Es como tomarse desinfectante de pisos”, así define la investigadora Damaris Intriago el uso de dióxido de cloro en pacientes con coronavirus, un tratamiento que no es aprobado por el Ministerio de Salud Pública y la comunidad científica.

Ayer el ministro de Salud, Juan Carlos Zeballos, informó que el uso de este químico no está autorizado como tratamiento, a la par de que investigadores y médicos mostraron su rechazo a la promoción del uso de esta sustancia.

Intriago, quien es máster en biomedicina e investigadora de la Universidad SEK, graduada en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, y en el Tecnológico de Monterrey, México, afirma que tomar dióxido de cloro puede agravar los cuadros de coronavirus.

“El dióxido de cloro se usa para desinfectar piscinas, limpiar pisos; al entrar al organismo destruye los glóbulos rojos y provoca problemas respiratorios, renales y cardiovasculares” afirma.

El médico internista Fabricio Torres, coincide con este criterio. Indica que al entrar al organismo el dióxido de cloro ataca a los glóbulos rojos que son los encargados de oxigenar la sangre y los que nos permiten respirar.

“Imagínese lo que le pasa a un paciente que tiene coronavirus y empieza a no poder respirar, si en lugar de darle respiración artificial matamos las células que le dan oxígeno” indicó.

Intriago afirma que los presuntos efectos positivos de tomar esta sustancia son en realidad un efecto placebo conjugado con la baja letalidad del coronavirus, que en el 80 % de pacientes no presenta síntomas graves, lo que puede ser confundido con falsos efectos curativos. (JMM) (I)