La pandemia aumenta las dificultades de acceso a la salud sexual y reproductiva

1846
Foto ilustrativa. EFE

Redacción El Mercurio Web 

La pandemia del coronavirus afecta de forma diferente a las mujeres. Al aumento de la violencia en todas sus formas se suma la dificultad que tienen para acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva, algo que sucede incluso en condiciones normales.

La salud sexual y reproductiva incluye servicios como la anticoncepción, atención a emergencias obstétricas, acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en los casos legalmente previstos, recuerda María Isabel Cordero, subdirectora de la Fundación Sendas.

Hay varios factores que dificultan el acceso a esos servicios, explica. Por un lado está la limitación en la movilidad, una de las restricciones aplicadas en la mayoría de los países para frenar la propagación del virus.  Otro factor es el económico. Por ejemplo los métodos anticonceptivos tienen un alto costo en Ecuador, indica Cordero.



La experta recuerda que en Ecuador no existe una política clara que proteja los derechos de salud sexual y reproductiva. Detalla que incluso hay mujeres que buscan información y acceso a los diferentes servicios a escondidas de sus parejas o padres, por lo que la convivencia en cuarentena es una barrera más. También incide la disminución de los servicios de salud, concentrados ahora en la atención a la COVID-19.

Las organizaciones alertan

La falta de acceso a estos servicios es un riesgo que ya ha sido alertado por diferentes instituciones. En una carta emitida al presidente Lenín Moreno y al ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, 16 instituciones nacionales e internacionales hicieron un exhorto al Estado para que garantice el adecuado acceso a la salud sexual y reproductiva.

“En Ecuador, además de la crisis generada por la pandemia, ya se habían visto impactadas severamente las políticas de prevención de embarazo en niñas y adolescentes debido a los recortes de presupuesto del Ministerio de Salud”, se lee en el documento.

Surkuna, una de las organizaciones firmantes, sostiene que ha recibido el testimonio de 12 mujeres en Quito denunciando denegación de acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva.

Entre los problemas denunciados a Surkuna están la negación de atención a mujeres víctimas y sobrevivientes de violencia de género o de anticoncepción oral de emergencia tanto a mujeres víctimas de violencia sexual, como a otras mujeres que los han solicitado.



Uno de los temas que más preocupa a las organizaciones es la falta de atención a mujeres con emergencias obstétricas, abortos en curso e incompletos y la negación de acceso a servicios de aborto legal.

“El acceso a servicios esenciales de salud como la anticoncepción de emergencia y la interrupción legal del embarazo son la respuesta mínima que los Estados deben garantizar a las niñas que han enfrentado abuso”, cita la organización Niñas No Madres, que lanzó una petición a los gobiernos latinoamericanos para atender esta problemática.

En el informe “Contra mi Voluntad 2020” del Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA), publicado el 30 de junio, se presentaron las consecuencias de prácticas nocivas por cada seis meses de confinamiento que afectarán a mujeres y niñas en el mundo.

 

Líneas de apoyo

Las mujeres que tienen dificultades para acceder a alguno a algún servicio de salud sexual y reproductiva, pueden contactarse con las organizaciones que trabajan en estos temas.

En Cuenca está Sendas, que próximamente habilitará una línea de apoyo. Por ahora, se la puede contactar en esta cuenta, en la que comparte material informativo útil.

En Ecuador también está Surkuna, su línea de apoyo legal es 0999928032. La atención es de 09:00 a 18:00.