El primer deber ciudadano 

Hugo Darquea López

290

OPINIÓN|

En todas  las semanas de este tiempo he pretendido escribir sobre hechos diferentes a los de la corrupción, sin embargo  no ha sido posible, porque en una sucesión que parece  predeterminada se denuncian nuevas  tropelías de infame autoría, que obligan a su análisis y definición penal.

Haciendo escarnio de las limitaciones humanas un sector carente  de conciencia moral se dedicó a burlar la ley y al más elemental de los sentidos de respeto a la comunidad, en efecto con abuso directo de  la  necesaria protección del Estado a las personas que padecen  limitaciones y afectaciones a su salud, se multiplicaron los discapacitados, parece que  tomados a imitación de los personajes de un cuento de la época de Ali Babá hasta refinados miembros de la Asamblea, es más, futbolistas y cuenteros, fiel reflejo del mago de las finanzas que dislocó al País, con sus atracos sin límite al patrimonio del IESS y más recursos públicos, que utilizando una ley, pensada como una justa medida de protección pero que  en la vía de distorsión malévola,  consumaron una tropelía infame,  que merece la sanción necesaria, prevista para actos de evidente corrupción.  No le queda más Presidente Moreno que en especial  los jueces, hagan realidad su exigencia de proceder  con la cirugía mayor a la corrupción.  Ya es hora!

Debemos tener en cuenta que el primer deber ciudadano es practicar la justicia y la solidaridad, pero estos mandatos son letra muerta para tanto corrupto que corroe a las instituciones y lesiona a la sociedad en sus necesidades básicas. Tengamos presente que  la impunidad del corrupto es grave lesión a la gente de bien.  Las elecciones que vienen deben servir para poner punto final a la corrupción lo que  exige la unidad de todos los ecuatoriano que pretendemos un cambio integral. (O)